Cáncer de vesícula biliar

¿Qué es?

El cáncer de vesícula biliar o adenocarcinoma de vesícula biliar es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la vesícula biliar.

Es poco frecuente y sucede más en mujeres.

Causas

La causa del cáncer de vesícula biliar no se conoce con exactitud, pero sí se sabe que, como cualquier cáncer, se produce por una mutación en las células de este órgano, que induce a que dichas células no se sometan a los controles normales del ciclo vital y se tornen inmortales, a la vez que se reproduzcan sin control. El inicio del cáncer de vesícula biliar tienen lugar en las capas más internas de la pared de la vesícula e influye sobre las capas externas a medida que va creciendo. Uno de los factores de riesgo para padecer un cáncer de vesícula biliar es ser mujer y también pertenecer a una etnia de indios norteamericanos. 

Cáncer de vesícula biliar: Síntomas

El cáncer de vesícula biliar puede causar síntomas como estos:
  • Ictericia, coloración amarilla de la piel y el blanco de los ojos
  • Dolor en la parte superior del abdomen
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Distensión abdominal
  • Nódulos en el abdomen

Cáncer de vesícula biliar: Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer de vesícula biliar resulta complicado porque en ocasiones los estadios iniciales no presentan síntomas ni signos o porque cuando aparecen los síntomas se confunden con otras enfermedades, o bien porque la vesícula biliar está detrás del hígado y queda oculta ante ciertas pruebas de imagen. Por lo tanto, además de la historia clínica y la exploración física, la pruebas complementarias que se pueden realizar son:
  • Análisis de sangre, que incluya estudio de la función hepática, marcadores tumorales como el antígeno carcinoembrionario (CEA) o el CA 19-9.
  • Estudio de imagen con tomogafía axial computarizada (TAC), radiografías, ecografía….
  • Colangiografía transhepática percutánea (CTP), con inyección de contraste directamente en el hígado a través de un agüero en la piel bajo las costillas. Después se toma una radiografía, lo cual permite ver el sistema biliar resaltado por contraste.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), por la que se coloca el contraste en la vía biliar mediante un tubo de endoscopia introducido por la boca hasta el intestino, y después se toman radiografías.
  • Biopsia del tejido de la vesícula
  • Laparoscopia exploradora, es decir, se abre introduce un tubo de laparoscopia a través de la pared abdominal y se visualiza la vesícula desde el interior del abdomen.
Las pruebas diagnósticas, además de definir el tipo de cáncer, también lo clasifican en un estadio evolutivo que influye en la decisión terapéutica o pronóstico.

Cáncer de vesícula biliar: Tratamiento

El tratamiento del cáncer de vesícula biliar se debe realizar de forma individualizada, es decir, teniendo en cuenta todos los factores de la persona, del tipo de cáncer y de su estadio. En general están disponibles los siguientes tratamientos:
  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
Además, los investigadores están utilizando nuevos tipos de tratamiento, como los radiosensibilizadores, en ensayos clínicos. A una persona con el diagnóstico de cáncer de vesícula biliar se le puede proponer participar en un ensayo clínico si se cumplen las condiciones favorables para su inclusión.

Cáncer de vesícula biliar: Prevención

No es posible una prevención del cáncer de vesícula biliar.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR