Cáncer de vejiga: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer de vejiga se establece a partir de la historia clínica, la exploración física, y las pruebas complementarias oportunas, que pueden ser alguna de las siguientes:

  • Examen interno de la vagina o el recto.
  • Análisis de orina.
  • Citología de la orina se examina una muestra de orina al microscopio para determinar si hay células anormales.
  • Cistoscopia: es un procedimiento que se utiliza para observar el interior de la vejiga y la uretra y determinar si hay alguna parte alterada. Se realiza mediante una especie de tubo delgado y flexible llamado cistoscopio que tiene una cámara y una luz en su extremo.
  • Biopsia: se realiza durante la cistoscopia. También se puede extirpar todo el tumor durante la biopsia.
  • Pielografía intravenosa: se trata de una serie de radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga, después de inyectar un contraste por vía venosa que se excreta por los riñones, de modo que se puede observar si hay alguna alteración en el trayecto de la orina por estas vías.

Junto con estas pruebas también se realizan otras, como tomografía axial computarizada (TAC), resonancia magnética, radiografía de tórax o gammagrafía ósea, para definir el estadio tumoral. Este estadio permite realizar una clasificación exacta del tipo de tumor y de su extensión y afectación a otras zonas del cuerpo, que tiene relevancia sobre el tipo de tratamiento y el pronóstico del cáncer.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR