Cáncer de ovario

¿Qué es?

Los ovarios son los órganos situados junto al útero y conectados con éste mediante una estructura tubular denominada trompa de Falopio. Tienen un doble objetivo, por una parte, la producción de óvulos durante la etapa reproductiva de la mujer, por otra, la síntesis de hormonas femeninas.

El cáncer de ovario es un crecimiento descontrolado de las células del ovario, de modo que éstas se vuelven anormales. Los ovarios están compuestos por tres tipos principales de células y cada tipo de célula se puede desarrollar en un tipo diferente de tumor.

  • Los tumores epiteliales se originan de las células que cubren la superficie externa del ovario. La mayoría de los tumores ováricos son tumores de células epiteliales.
  • Los tumores de células germinales se originan de las células que producen los óvulos.
  • Los tumores estromales se originan de las células del tejido estructural que sostienen el ovario y producen las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

La mayoría de estos tumores son benignos (no cancerosos) y nunca se propagan fuera del ovario. Los tumores se pueden tratar mediante la extirpación quirúrgica de un ovario o de parte del ovario que contiene el tumor.

Los tumores ováricos malignos (cancerosos) o tumores de bajo potencial maligno se pueden propagar (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo, y pueden causar la muerte.

El cáncer de ovario es diagnosticado anualmente a casi un cuarto de millón de mujeres en todo el mundo, y es responsable de 140,000 muertes cada año. Las estadísticas muestran que únicamente el 45% de mujeres con cáncer de ovario tienen probabilidades de sobrevivir cinco años en comparación con un 89% de las mujeres con cáncer de mama. Esta enfermedad afecta de manera similar a las mujeres en países desarrollados y en países en vías de desarrollo.

Causas

Las mujeres que pueden estar en mayor riesgo (en relación con la población general) de desarrollar cáncer de ovario son aquellas que, por su lado familiar paterno o materno tienen dos o más parientes que han tenido cáncer de ovario, de mama, de colon o uterino. Se sabe que ser portador de anormalidades en los genes BRCA1 o BRCA2 (genes que ayudan a reparar el daño celular) también aumenta el riesgo. Las mujeres que no han tenido hijos, que nunca han tomado píldoras anticonceptivas, que comenzaron sus períodos menstruales en edad temprana o cuya menopausia comenzó a una edad más avanzada que el promedio tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario. Las mujeres que anteriormente han padecido de endometriosis pueden ser más propensas a padecer de cáncer de ovario.

Cáncer de ovario: Prevención

Existen actualmente dos opciones para reducir el riesgo de cáncer de ovario. • Píldoras anticonceptivas. Los anticonceptivos orales han demostrado reducir el riesgo de cáncer de ovario hasta en un 30 a 60%. • Se puede tener en consideración la cirugía preventiva para extirpar los ovarios y las trompas de Falopio si las pruebas genéticas indicasen un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario. Para mujeres en etapa postmenopáusica, esta cirugía puede reducir el riesgo de cáncer de ovario y cánceres relacionados hasta en un 85-90%. Para mujeres premenopáusicas la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio puede también reducir el riesgo de cáncer de mama en un 40-70%. La investigación ha demostrado que las formas más comunes y más graves de cáncer de ovario realmente comienzan en las trompas de Falopio. Cualquier mujer que deba someterse a alguna cirugía ginecológica quizá desee considerar la opción de la extirpación de las trompas de Falopio en esa oportunidad. Mantener un peso corporal saludable también puede reducir el riesgo.

Cáncer de ovario: Síntomas

El cáncer de ovario produce síntomas muy poco específicos al principio, es muy común confundirlos con síntomas de trastornos grastrointestinales. Los principales síntomas del cáncer de ovario son: - Aumento del tamaño abdominal, sentir lo que médicamente se conoce como distensión persistente de la zona abdominal o, comúnmente, hinchazón continua. – Dificultad para comer al sentirse llena rápidamente – Dolor pélvico o abdominal – Necesidad de orinal con mayor urgencia o frecuencia Si una mujer presenta uno o más de estos síntomas en la mayoría de días durante un período de tres semanas o más debería acudir a su médico y comentar el problema. Otros síntomas, pero éstos menos significativos son: - Cambios en los hábitos intestinales – Sangrado vaginal anormal – Fatiga anormal – Pérdida de peso inesperada – Aumento de peso (alrededor del abdomen)

Cáncer de ovario: Tratamiento

Según indican en la web de la Sociedad Americana Contra El Cáncer el tratamiento principal para el cáncer de ovarios pasa por:
  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Terapia hormonal
  • Terapia dirigida
  • Radioterapia
A menudo, se emplean dos o más tipos de tratamientos diferentes.

Cáncer de ovario: Diagnóstico

En la actualidad no existen pruebas de detección fiables para el cáncer de ovario. Si tiene signos y síntomas de cáncer de ovario, su médico debería realizar, o referirle a un especialista para que le practiquen: • un examen pélvico completo • una ecografía transvaginal o pélvica • un análisis de sangre para medir el marcador tumoral CA-125 La única manera definitiva de diagnosticar un cáncer de ovario es mediante una biopsia.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR