Cáncer de mama

¿Qué es?

El cáncer de mama es el cáncer que se forma en los tejidos de la mama. Existen distintos tipos de cáncer de mama, dependiendo de a qué tejido afecte. El más común es el carcinoma ductal, que empieza en el revestimiento de los conductos galactóforos (tubos delgados que llevan leche desde los lobulillos de la mama hasta el pezón). Otro tipo de cáncer de mama es el carcinoma lobulillar, que empieza en los lobulillos (glándulas lácteas). El cáncer de mama invasivo es el que se diseminó desde el sitio en que empezó en los conductos mamarios o lobulillos hasta el tejido normal circundante.

El cáncer de mama se presenta tanto en hombres como en mujeres, aunque el cáncer de mama masculino es poco frecuente.

Causas

Más que de causas como tal, en el caso del cáncer de mama, se debe hablar sobre todo de factores de riesgo. Existen una serie de factores de riesgo que no están relacionados con elecciones personales. En concreto son el sexo (no hay que olvidar que aunque los hombres pueden padecer cáncer de seno, esta enfermedad es aproximadamente 100 veces más común entre las mujeres que en los hombres), el envejecimiento, la genética, el haber tenido ya anteriormente un cáncer de seno, la raza y origen étnico, o algunas afecciones benignas del seno. Otros factores, en cambio, están relacionados con el estilo de vida. Entre ellos, los expertos hablan del uso de píldoras anticonceptivas (las mujeres que han usado anticonceptivos orales tienen un riesgo ligeramente mayor de tener cáncer de seno que aquellas mujeres que nunca los han usado), la terapia hormonal tras la menopausia, el consumo de bebidas alcohólicas, el sobrepeso o la obesidad, o la falta de actividad física.

Cáncer de mama: Prevención

El cáncer de mama no se puede prevenir, pero sí que hay estudios que demuestran que llevando una vida sana pueden reducirse el riesgo de que padecerlo. En este sentido, es importante seguir una dieta sana, mantener un peso saludable, y reducir el consumo de alcohol. Desde la Asociación Española contra el Cáncer explican además que hay diversos estudios que demuestran que el uso de tratamientos hormonales sustitutivos durante la menopausia se asocia a un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama, por lo que también recomiendan evitar este tipo de tratamientos tras la menopausia. Además, puede haber un componente genético, y los especialistas recomiendan a aquellas personas que tienen historia familiar de cáncer de mama pedir consejo genético para poder determinar si este se asocia con una mutación genética. En aquellas mujeres que cuentan con un riesgo muy elevado de desarrollar cáncer de mama existen varias opciones terapéuticas, como la mastectomía profiláctica y la quimioprevención.

Cáncer de mama: Síntomas

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del cáncer de mama? La Asociación Española Contra el Cáncer identifica estos:
  • Aparición de un nódulo en la mama que previamente no existía.
  • Dolor en la mama a la palpación.
  • Cambio de tamaño de alguna de las mamas.
  • Irregularidades en el contorno.
  • Menor movilidad de una de las mamas al levantar los brazos.
  • Alteración en la piel de la mama como: úlceras, cambios de color y aparición de lo que se denomina piel de naranja (por su aspecto similar a la piel de dicha fruta).
  • Cambios en el pezón, como puede ser la retracción del mismo (hundimiento).
  • Aparición de un nódulo en la axila.
Existen otros síntomas como son el cansancio o el dolor óseo localizado, que pueden aparecer en las fases más avanzadas de la enfermedad. ¿Quieres saber cómo hacer una autoexploración mamaria? Aprende en este vídeo.

Cáncer de mama: Tratamiento

Existen diferentes tipos de tratamiento, y en la mayoría de los casos, se suele optar por un tratamiento multidisplinar. Para decidir el tratamiento a seguir, el médico informa de las distintas opciones según una serie de parámetros: la edad de la paciente, su estado hormonal, su edad, la localización de tumor, el estadio de la enfermedad, los receptores hormonales del tumor, el grado de las células, etc. El tratamiento puede ser:
  • Local, es decir, dirigido al tumor en su lugar de origen o en alguna localización determinada. La cirugía y la radioterapia son ejemplos de ello.
  • Sistémico, es decir, que afecta a todo el organismo. La quimioterapia y la hormonoterapia son tratamientos sistémicos.
  • Adyuvante: Es el tratamiento sistémico o local administrado tras el primer tratamiento. El objetivo de este tratamiento es profiláctico, tanto a nivel sistémico como local, es decir, pretende reducir el riesgo de recidiva del cáncer de mama.
  • Neoadyuvante, que consiste en administrar un tratamiento sistémico antes de un tratamiento local, con el objetivo de reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía.

Cáncer de mama: Diagnóstico

Para diagnosticar y controlar el cáncer de mama, se realizan una serie de pruebas que suelen comenzar con un examen físico, en el que se presta especial atención a ambas mamas, las axilas y el área del cuello y del tórax. Además, se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:
  • Resonancia magnética de las mamas para ayudar a identificar mejor la tumoración mamaria o evaluar un cambio anormal en una mamografía.
  • Ecografía de las mamas para mostrar si la tumoración es sólida o está llena de líquido.
  • Biopsia de mama.
  • Tomografía computarizada para ver si el cáncer se ha diseminado por fuera de la mama.
  • Mamografía para detectar cáncer de mama o ayudar a identificar la tumoración o protuberancia mamaria.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP) para verificar si el cáncer se ha diseminado.
  • Biopsia de ganglio linfático centinela para verificar si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos.

Testimonios

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR