Cáncer de colon

¿Qué es?

El cáncer colorrectal o cáncer de colon y recto es la enfermedad originada por un crecimiento descontrolado de células en las paredes de alguna de las partes del intestino grueso hasta el recto.

El cáncer colorrectal es muy frecuente: supone aproximadamente el 10-15% de todos los tipos de cáncer. En los países occidentales es el segundo más frecuente después del cáncer de pulmón en hombres y del cáncer de mama en mujeres.

Predomina en personas mayores de 50 años, con una  edad media de presentación alrededor de los 70 años. Afecta a hombres y mujeres casi por igual.

El adenocarcinoma es el tipo más frecuente, representa el 90% de los cánceres de colon y recto y  se origina en las glándulas que están ubicadas en esta pared del colon.

Otros tipos de cáncer de colon son los linfomas, los tumores carcinoides, los sarcomas o los melanomas, pero son muy infrecuentes.

Causas

En el cáncer colorrectal (cáncer de colon), las causas exactas de su aparición no se conocen en la mayoría de ocasiones. Existen una serie de factores de riesgo para desarrollar cáncer colorrectal que son:
  • Dieta con exceso de grasas y carnes rojas o procesadas-
  • Dieta pobre en frutas y verduras frescas o baja en fibra
  • Haber tenido pólipos en el colon o el recto
  • Padecer una enfermedad inflamatoria intestinal, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.
  • Haber tenido antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal anteriormente.
  • Edad mayor de 60 años.
  • Consumo de tabaco y alcohol.

Cáncer de colon: Prevención

La prevención del cáncer colorrectal (cáncer de colon) se basa en evitar aquellos factores de riesgo que sean modificables, como la dieta y los hábitos tóxicos. También son muy importantes a nivel de actividades preventivas en la población, los programas de detección precoz del cáncer de colon mediante test de sangre oculta en heces a partir de los 50 años. Asimismo, existen una serie de estrategias de prevención que es necesario tener en cuenta:
  1. Productos cárnicos procesados y carne roja: la Organización Mundial de la Salud alertó a la población de la importancia de no ingerir estos productos más de dos veces por semana.
  2. Ejercicio físico: la práctica regular de ejercicio físico puede ayudar en la prevención del cáncer de colon hasta un 26%. Esto se debe a mecanismos como la prevención de la obesidad, que está estrechamente ligada a la aparición de esta enfermedad.
  3. Azúcar: esta sustancia está íntimamente relacionada con el cáncer, pero no de manera directa porque el azúcar sea un sustrato capaz de alimentar a la célula tumoral, sino indirecta.
  4. Suplementos alimenticios (calcio, vitamina D, magnesio, ácido fólico): es necesario corregir los déficit que nos encontramos y mantener una dieta mediterránea capaz de suplementar estos nutrientes de forma natural. No es posible inferir que un aumento de ellos es útil en la prevención del cáncer de colon.
  5. Antioxidantes: los procesos tumorales son consecuencia del daño celular producido por los procesos oxidativos de las células, por lo que cualquier sustancia antioxidante es útil en la prevención no solo del cáncer de colon, sino de cualquier tipo de tumor. Entre los alimentos más antioxidantes, se encuentran las frutas, las verduras y  también la cúrcuma, que posee un componente antioxidante bastante poderoso.
  6. Estatinas y antiinflamatorios: Aunque la relación entre los fármacos contra el colesterol y el cáncer de colon es más controvertida, sí que existe una relación clara entre el consumo de antiinflamatorios a dosis bajas y la menor incidencia de cáncer de colon. Es importante saber que este tipo de pautas de recomendación han de realizarse siempre sujetas a la prescripción de un médico.
  7. Tabaco y alcohol: estas sustancias, al provocar daño celular, aumentan el riesgo de desarrollo de cualquier tipo de cáncer.

Cáncer de colon: Síntomas

Los síntomas del cáncer colorrectal (cáncer de colon) no siempre se manifiestan al inicio de la enfermedad, sino que la persona que lo padece puede encontrarse asintomática (sin síntomas) hasta pasado bastante tiempo dese el inicio del tumor. Cuando los síntomas se hacen evidentes, la persona puede percibir:
  • Dolor abdominal
  • Sangre en las heces
  • Cambios en el ritmo de las deposiciones con periodos de diarrea o estreñimiento
  • Pérdida de peso sin un motivo conocido

Cáncer de colon: Tratamiento

El tratamiento del cáncer colorrectal (cáncer de colon) se realiza de forma individualizada para cada paciente en función del grado de agresividad del tumor, del estadio tumoral en que se encuentre, de si ha producido metástasis y dónde se localizan, etcétera. Así pues se pueden aplicar y/o combinar las siguientes terapias:
  • Cirugía para extirpar el tumor, bien sea por cirugía abierta (laparotomía) o por medio de laparoscopia.
  • Quimioterapia para destruir células cancerosas.
  • Radioterapia para destruir tejido canceroso
  • Terapia dirigida: son nuevas formas de terapia molecular que tiene por objetivo atacar a determinadas moléculas (sustancias químicas) del interior de las células cancerígenas para impedir que se logren reproducir.
Los tratamientos contra el cáncer siguen siendo un importante motivo de investigación y existen ensayos clínicos a los que algunos pacientes pueden optar a participar.

Cáncer de colon: Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer colorrectal se realiza mediante la historia clínica, la exploración física y determinadas pruebas complementarias. La detección precoz del cáncer de colon y recto es fundamental para detectar la enfermedad tan pronto como sea posible en una etapa inicial o antes de que presente ningún síntoma. La prueba que se denomina screening o prueba de detección precoz es una análisis de las heces en busca de sangre oculta en su interior. Otras pruebas complementarias tanto para el diagnóstico como para el estudio de extensión son:
  • los análisis de sangre, que además contengan marcadores tumorales y pruebas de la función del hígado;
  • las pruebas de imagen como la tomografía axial computarizada o la resonancia magnética de abdomen, así como otras radiografías, enema opaco (radiografía con un contraste que dibuja el interior del colon);
  • también la colonoscopia es una de las pruebas más habituales pues permite visualizar la tumoración y obtener una muestra para su estudio de anatomía patológica.
También son útiles otras pruebas para determinar si existen metástasis del cáncer de colon: la ecografía abdominal, la tomografía por emisión e positrones (PET) o la gammagrafía ósea. En ocasiones es necesaria una  laparoscopia, es decir la introducción en la cavidad abdominal de unos tubos de endoscopia con luz y cámara que permiten visualizar el interior del abdomen para comprobar la extensión y afectación del tumor.

Testimonios

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR