Brucelosis: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la brucelosis pueden tener un inicio variable dependiendo de su período de incubación, que puede ser desde una semana hasta varios meses. La media de aparición de los síntomas está entre 10 y 30 días después del contagio.

En cada persona los síntomas pueden ser muy distintos e incluso pueden no aparecer síntomas (asintomáticos).

Tras el contagio, la bacteria brucela alcanza los ganglios linfáticos. Si en este punto las defensas de la persona no logran eliminar a la bacteria, ésta se reproduce y pasa al torrente sanguíneo, dando lugar a los primeros síntomas de la etapa aguda de la enfermedad:

  • Fiebre de hasta 38ºC que dura varios días. Luego puede descender y aparecer en oleadas o picos febriles.
  • Se acompaña de sudoración profusa y desproporcionada con el grado de fiebre, más común por la noche.
  • Dolores articulares, musculares o neurológicos.
  • Cansancio continuo, fatiga.
  • Estreñimiento.
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de peso.

En una siguiente fase, una vez la bacteria ya está presente en la sangre, puede alcanzar diversos órganos y tejidos, lo cual da lugar a diferentes manifestaciones clínicas de la enfermedad:

  • Afectación del sistema osteoarticular:
    • Sacroileítis: inflamación de la articulación sacroilíaca (entre el hueso sacro y el ilion de la pelvis)
    • Espondilitis: inflamación de las articulaciones de la columna vertebral, que produce dolores lumbares, rigidez…
    • Bursitis: inflamación de la bursa o membrana que envuelve las articulaciones
    • Tenosinovitis: inflamación de la vaina que recubre un tendón.

 

  • Orquiepididimitis: inflamación de los testículos y del epidídimo.
  • Granulomatosis hepática: lesión inflamatoria que da lugar a una masa o granuloma en el hígado.
  • Neumopatía brucelar: conjunto de trastornos pulmonares con diferentes síntomas respiratorios.
  • Endocarditis: inflamación de la pared interna del corazón.
  • Afectación del sistema nervioso: es una de las situaciones más graves junto con la endocarditis.
  • Afecatación de la piel: es más rara y ocurre en individuos que están continuamente expuestos a la bacteria por su ocupación laboral.

 

La brucelosis tiende a producir recidivas, es decir, a que reaparezcan los síntomas, y que la persona sufra las dolencias de la enfermedad durante años en forma de cuadro crónico.

En la brucelosis crónica ocurre una disminución de la función músculo-esquelética, alteraciones neurovegetativas, parestesias (alteraciones de la sensibilidad como hormigueo, adormecimiento…) y dolores articulares.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR