Bronquiolitis obliterante

¿Qué es?

La bronquiolitis obliterante es una enfermedad inflamatoria que afecta a los bronquiolos y produce una rápida obstrucción de las vías aéreas.

Los bronquiolos son las ramificaciones finales y más estrechas de las vías respiratorias (bronquios) antes de llegar a los alvéolos, donde se produce el intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono).

En la bronquiolitis obliterante ocurre un proceso de cicatrización o fibrosis a partir de una inflamación anterior que ha tenido lugar alrededor de los bronquiolos. Puede ser de origen desconocido o estar asociada a distintas enfermedades.

Causas

Las causas de la bronquiolitis obliterante pueden ser:
  • Inhalación de agentes tóxicos, como óxido nitroso, dióxido de azufre, polvos minerales, humo de soldaduras, amoniaco, productos de limpieza o gases originados en la combustión.
  • Infecciones de las vías respiratorias causadas por virus, como virus respiratorio sincitial, adenovirus, rinovirus, virus de la gripe, virus de la varicela; o por bacterias como Mycoplasma, Nocardia o Bordetella pertusis (causante de la tos ferina).  
  • Efectos secundarios de algunos fármacos, como busulfán, sales de oro, penicilina, rituximab o sulfasalazina.
  • Enfermedades del tejido conjuntivo, como la artritis reumatoide, el lupus o las dermatiositosis.
  • También puede ser una manifestación paraneoplásica (secundaria a un cáncer) de personas que padecen pénfigo.
  • Asociada a una forma de rechazo de los trasplantes de médula ósea, pulmón o pulmón y corazón.

Bronquiolitis obliterante: Síntomas

Los síntomas de la bronquiolitis obliterante más habituales son la tos no productiva, es decir, tos seca, sin moco; y disnea de esfuerzo o dificultad para respirar. Cuando la bronquiolitis obliterante se produce por inhalación de tóxicos o infecciones víricas también puede presentarse fiebre y dolor torácico. Además, se suman otros síntomas como la astenia o un cansancio fuera de lo normal y pérdida de peso que no se explica por otros motivos. En la exploración física se pueden encontrar ruidos anormales propios de una obstrucción bronquial con signos como espiración alargada, roncus y sibilancias. También se presenta taquipnea o respiración acelerada y en ocasiones una insuficiencia respiratoria con falta de oxígeno suficiente en la sangre, lo cual se manifiesta también con coloración azulada de labios y uñas (cianosis) Los síntomas de la bronquiolitis suelen ir apareciendo de forma progresiva y evolucionan a mayor intensidad durante semanas o meses. Cuando se asocia a artritis reumatoide, los síntomas de bronquiolitis obliterante pueden aparecer años después del diagnóstico de la enfermedad de base.

Bronquiolitis obliterante: Diagnóstico

El diagnóstico de la bronquiolitis obliterante se realiza a partir de la historia clínica, exploración física, con un detenimiento especial en la auscultación pulmonar, y pruebas complementarias. Las pruebas que se pueden incluir en el estudio diagnóstico son: radiografía de tórax, tomografía axial computarizada (TAC) torácica, espirometría y broncoscopia con lavado broncoalveolar. No siempre se realizan todas las pruebas. El diagnóstico definitivo se obtiene con una biopsia pulmonar, pero en ocasiones se puede llegar a la conclusión diagnóstica con el resto de estudios.

Bronquiolitis obliterante: Tratamiento

El tratamiento de la bronquiolitis obliterante tiene por objetivo reducir la inflamación de los bronquiolos y permitir el adecuado paso de aire hacia los alvéolos pulmonares. Para ello, se precisan medicamentos como los corticoides mediante la administración de glucocorticoides y broncodilatadores. También puede requerirse oxigenoterapia cuando la persona presente insuficiencia respiratoria. En ocasiones, se pueden asociar ciertos antibióticos como la eritromicina, claritromicina y azitromicina, en casos que no se relacionan con la artritis reumatoide o con trasplantes de órganos. Desafortunadamente, en un porcentaje alto de casos no se logra detener el avance de la enfermedad a pesar del tratamiento y la persona llega a necesitar aporte de oxígeno permanente por una insuficiencia respiratoria crónica.

Bronquiolitis obliterante: Prevención

La prevención de la bronquiolitis obliterante no siempre es posible. Se puede hacer hincapié en evitar la inhalación de los productos tóxicos que pueden desencadenar la enfermedad,o si es posible de ciertos fármacos que se han relacionado como posibles causas. También en las medidas habituales de prevención de contagios de las infecciones respiratorias víricas, como lavarse las manos, cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar, mantener una buena higiene de las superficies de cocina y baño, evitar el contacto intenso y directo con personas que padecen una infección respiratoria.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR