Bradicardia fetal

¿Qué es?

La bradicardia fetal es la disminución de la frecuencia cardíaca fetal por debajo de 120 latidos por minuto y durante más de 15 minutos.

Causas

La causa de la bradicardia fetal generalmente se asocia a dificultades del feto para la adaptación al medio intrauterino o a disminución del bienestar fetal. La bradicardia puede ser sinusal, es decir, el corazón va lento pero no presenta ninguna alteración específica; o puede asociarse a algún bloqueo, de estos el más importante es el bloqueo auriculoventricular completo, el cual es una lesión del tejido de conducción cardíaco que surge antes del nacimiento, en la que se produce una alteración de la transmisión de los impulsos auriculares a los ventrículos. Puede aparecer de forma aislada o familiar.

Bradicardia fetal: Síntomas

La clínica de la bradicardia fetal es muy inespecífica,  puede notarse disminución del movimiento fetal sentido por la madre, aparición de meconio en el líquido amniótico o no notar ningún tipo de síntomas.

Bradicardia fetal: Diagnóstico

El diagnóstico de la bradicardia fetal y del BCC se acompaña frecuentemente de la coexistencia de una cardiopatía estructural, y en casos de anatomía cardíaca normal, es frecuente su asociación a enfermedades autoinmunes clínicas o subclínicas. El diagnóstico prenatal se realiza mediante ecografía y ecocardiografía fetal, técnicas que permiten, asimismo, el seguimiento y manejo perinatal óptimo, aconsejándose la finalización de la gestación en casos de sufrimiento fetal o signos de insuficiencia cardíaca. Son múltiples los aspectos controvertidos en el manejo de estos fetos, especialmente en relación a: - Tratamiento médico (dosis, vía, indicaciones, seguimiento). - Interpretación de las actuales técnicas de monitorización del bienestar fetal. - Indicaciones y modo de finalizar la gestación. - Indicaciones de tratamiento profiláctico. - Manejo neonatal con implantación de marcapasos en el recién nacido.

Bradicardia fetal: Tratamiento

El tratamiento de la bradicardia fetal se basa en el seguimiento estricto del bienestar fetal, con pronta finalización del embarazo en caso de detectar signos ecográficos y/o ecocardiográficos de insuficiencia cardíaca o sufrimiento fetal agudo. La bradicardia fetal es generalmente bien tolerada excepto en los casos de cardiopatía estructural, enfermedades sistémicas o insuficiencia placentaria. Por ello, se recomienda: - Conducta expectante. - Baja monitorización estricta. - Indicar la finalización de la gestación ante los signos anteriormente citados. - Reestablecer el ritmo cardíaco mediante la implantación de un marcapasos en el neonato. En dos tercios de los casos precisan implantación de marcapasos al nacimiento.

Bradicardia fetal: Prevención

Tras el diagnóstico, el seguimiento y manejo prenatal de estos fetos es difícil por las obvias dificultades que conlleva la monitorización fetal y  la dificultad en la correcta interpretación de los registros cardiotocográficos.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR