Atresia biliar

¿Qué es?

La atresia biliar es una obstrucción de los conductos (vías biliares) que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar.

Las vías biliares tienen la función de eliminar los residuos del hígado y transportar las sales biliares en forma de bilis que contribuyen a la digestión de las grasas en el intestino delgado.

Causas

La causa de la atresia biliar no es conocida. Por alguna razón, durante la vida fetal ocurre una alteración en el desarrollo normal de estos conductos tanto dentro como fuera del hígado, por lo que el bebé presenta una obstrucción o impedimento de la circulación de la bilis desde el interior del hígado hasta la vesícula biliar. Esta atresia biliar conlleva un daño en el hígado, como la cirrosis hepática, que puede comprometer la vida del niño.

Atresia biliar: Síntomas

Los síntomas de la atresia biliar en el bebé, en ocasiones, no están presentes tras el nacimiento. Sin embargo, puede ocurrir que se presente ictericia (coloración amarillenta de la piel y mucosas) en la segunda o tercera semana de vida. Además, si hasta el primer mes de vida el bebé iba aumentando de peso con normalidad, después de este tiempo se inicia una bajada de peso inexplicable, el bebé está muy irritable y empeora su ictericia. También se suman otros síntomas como: - Orina de color oscuro y turbia. - Bazo agrandando de tamaño (esplenomegalia). - Color de las heces pálido o similar a la arcilla. - Olor fétido de las heces. - Retraso en el crecimiento del bebé.

Atresia biliar: Diagnóstico

El diagnóstico de la atresia biliar requiere la historia clínica de la gestación y los primeros días o semanas de vida, junto con la exploración física. Las pruebas complementarias que suelen realizarse para completar el diagnóstico son:
  • Análisis de sangre, que incluya niveles de bilirrubina.
  • Radiografía abdominal.
  • Ecografía abdominal.
  • Colangiografía (radiografía de las vías biliares con contraste previo).
  • Gammagrafía con ácido iminodiacético hepatobiliar (HIDA) o colescintigrafía, que permite determinar el funcionamiento de las vías biliares y la vesícula.
  • Biopsia del hígado.

Atresia biliar: Tratamiento

El tratamiento de la atresia biliar consiste en una operación denominada procedimiento de Kasai, que permite conectar las vías biliares del hígado hacia el intestino delgado, esquivando los conductos biliares que están obstruidos. Esta cirugía de Kasai es más efectiva si se lleva a cabo antes de que el bebé cumpla las ocho semanas de vida. Los estudios indican que mejora la supervivencia de más de un tercio de los bebés con atresia biliar En los casos más graves se puede requerir un trasplante de hígado.

Atresia biliar: Prevención

La prevención de la atresia biliar no es posible. Aunque sí es muy importante la detección precoz para un tratamiento lo más temprano posible que evite complicaciones y mejore el pronóstico del bebé.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR