Artrosis: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la artrosis es tanto clínico como radiológico, es decir, se realiza a partir de la historia clínica y una exploración física completa, pero además requiere un estudio con radiografías de las articulaciones afectadas.

En la exploración física se pueden encontrar:

  • Crepitaciones o sonidos chirriantes con el movimiento articular.
  • Inflamación articular.
  • Arco del movimiento articular limitado.
  • Mayor sensibilidad al presionar la articulación.
  • Dolor con el movimiento.

En las radiografías se pueden encontrar signos radiológicos que demuestren este desgaste del cartílago o en los casos más graves la erosión del hueso.

  • Pérdida del espacio articular normal
  • Desgaste de los extremos de los huesos de una articulación
  • Formaciones anormales de hueso que crecen en forma de espolones o puntas llamadas osteofitos.

Los análisis de sangre por sí mismos no se indican para diagnosticar la artrosis, pero sí para descartar otras enfermedades reumáticas que afecten a las articulaciones. Por lo tanto sí se solicitan para complementar el estudio.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR