Artritis séptica: Tratamiento

Tratamiento

En el tratamiento de la artritis séptica son fundamentales los antibióticos. En ocasiones se inicia un antibiótico o una combinación de forma empírica, es decir, según los tipos de causas más frecuentes. Después se ajusta el tratamiento según el resultado del antibiograma, es decir, según el microorganismo identificado y a qué antibióticos se ha demostrado que tiene sensibilidad para asegurar que sean efectivos.

Además, se recomienda levantar la articulación por encima del nivel del corazón y aplicar frío local, que puede ayudar a aliviar el dolor. También se indican antiinflamatorios y analgésicos.

Finalmente, se debe realizar fisioterapia para restablecer la función de la articulación afectada.

En las ocasiones en que se acumula líquido abundante dentro de la articulación como consecuencia de la infección, puede ser preciso drenarlo con una jeringa y aguja que lo aspire. Si no es suficiente, se puede precisar cirugía para drenar este líquido de la articulación infectada.

El pronóstico indica que la recuperación tras una artritis séptica suele ser satisfactoria cuando el tratamiento ha sido efectivo. Pero, en ocasiones, el tratamiento antibiótico no es eficaz o tarda en administrarse y la persona puede sufrir  daño permanente en las articulaciones.

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR