Artritis séptica

¿Qué es?

La artritis séptica es la inflamación de una articulación debido a una infección, la cual puede ser de tipo bacteriano o producida por un hongo. Cuando la infección es causa del gonococo, la artritis séptica se llama artritis gonocócica.

Las articulaciones que pueden padecer una artritis séptica de modo más frecuente son la rodilla y la cadera.

La artritis séptica se puede presentar a cualquier edad.

Causas

La causa de la artritis séptica es principalmente la presencia de una infección producida por bacterias u otros microorganismos patógenos en la articulación. La forma más frecuente de propagación de estos agentes infecciosos hacia la articulación es a través del torrente sanguíneo. Pero también se puede infectar de forma directa por la cercanía con una lesión o después de una cirugía. Hay algunas formas menos comunes  de artritis séptica que se presentan de forma más prolongada o crónica y son causadas por  la bacteria de la tuberculosis, Mycobacterium tuberculosis, y por el hongo Candida albicans. Existen una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer artritis séptica:
  • Tener implantada una articulación artificial.
  • Padecer una infección bacteriana en alguna parte del cuerpo.
  • Presentar alguna  enfermedad crónica. Por ejemplo: diabetes, artritis reumatoidea o drepnocitosis.
  • Consumo de drogas por vía parenteral (intravenosa o inyección intramuscular).
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario.
  • Traumatismo, cirugía o artroscopia reciente en una articulación.

Artritis séptica: Síntomas

Los síntomas de una artritis séptica suceden rápidamente y son: - Fiebre. - Inflamación articular en una sola articulación - Dolor articular intenso que empeora con el movimiento, con aumento del calor local. El dolor y la inflamación impiden que la persona mueva con normalidad la articulación que está infectada En los bebés y niños pequeños los síntomas de la artritis séptica pueden ser ligeramente diferentes porque se añaden irritabilidad y llanto desconsolado, además de fiebre e incapacidad de mover la extremidad que tiene la artritis.

Artritis séptica: Diagnóstico

El diagnóstico de la artritis séptica se basa en la historia clínica y exploración física. Pero, además, son necesarios estudios con pruebas complementarias para confirmar la sospecha y determinar la causa de la afección. Se pueden realizar las siguientes pruebas:
  • Aspirado de líquido articular con una jeringa para analizar este líquido y obtener un cultivo que defina el microorganismo que lo ha infectado.
  • Análisis de sangre y hemocultivos (cultivo de la sangre).
  • Radiografía de la articulación afectada.

Artritis séptica: Tratamiento

En el tratamiento de la artritis séptica son fundamentales los antibióticos. En ocasiones se inicia un antibiótico o una combinación de forma empírica, es decir, según los tipos de causas más frecuentes. Después se ajusta el tratamiento según el resultado del antibiograma, es decir, según el microorganismo identificado y a qué antibióticos se ha demostrado que tiene sensibilidad para asegurar que sean efectivos. Además, se recomienda levantar la articulación por encima del nivel del corazón y aplicar frío local, que puede ayudar a aliviar el dolor. También se indican antiinflamatorios y analgésicos. Finalmente, se debe realizar fisioterapia para restablecer la función de la articulación afectada. En las ocasiones en que se acumula líquido abundante dentro de la articulación como consecuencia de la infección, puede ser preciso drenarlo con una jeringa y aguja que lo aspire. Si no es suficiente, se puede precisar cirugía para drenar este líquido de la articulación infectada. El pronóstico indica que la recuperación tras una artritis séptica suele ser satisfactoria cuando el tratamiento ha sido efectivo. Pero, en ocasiones, el tratamiento antibiótico no es eficaz o tarda en administrarse y la persona puede sufrir  daño permanente en las articulaciones.  

Artritis séptica: Prevención

En la prevención de la artritis séptica tiene un papel importante el tratamiento adecuado y precoz que se realice ante la infección que ha sido la causa principal de problema de salud.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR