Arteriosclerosis: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la arteriosclerosis se realiza en base a los antecedentes de la persona, su historia clínica y exploración física, así como las pruebas complementarias que demuestren la alteración. Diferentes especialidades médicas pueden estar implicadas según el territorio vascular en el que se produzcan los síntomas o enfermedades derivadas de la arteriosclerosis. Por ejemplo: cardiología, neurología o nefrología.

Las pruebas complementarias pueden incluir:

- Análisis de sangre, para definir niveles de ciertos tipos de grasa, colesterol o azúcar en sangre.

- Electrocardiograma, radiografía de tórax, ecocardiograía, prueba de esfuerzo para valorar signos de daño en la función del corazón.

- Índice tobillo-brazo, para comparar la presión arterial en las extremidades y valorar la posibilidad de sufrir enfermedad arterial periférica.

- Tomograía axial computarizada (TAC), resonancia magnética, o tomografía por emisión de positrones (PET) de la región del cuerpo que se sospeche que está afectada: tórax, abdomen, extremidades, sistema nervioso central…

- Angiografía, para estudiar los vasos sanguíneos mediante un contraste intravenoso

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!