Apendicitis aguda

¿Qué es?

La apendicitis aguda es la inflamación del apéndice, un pequeño saco que se encuentra adherido al intestino grueso que precisa intervención quirúrgica para extirparlo ya que es una urgencias vital.

Esto no se produce por el simple hecho de que el apéndice se inflame, sino porque si evoluciona puede llegar a necrosarse y terminar provocando una peritonitis, que sería una infección generalizada abdominal.

La apendicitis aguda puede aparecer a cualquier edad, pero hay un pico de incidencia entre los 10 y los 30 años y parece algo más frecuente entre los varones.

Que causa una Apendicitis

La apendicitis aguda se produce por la obstrucción de la luz del conducto interno del apéndice. Esta obstrucción se puede producir por los siguientes motivos:

  • Hiperplasia de los folículos linfoides: con ciertas infecciones microbianas, estos folículos pueden inflamarse, crecer y obstruir la luz
  • Apendicolito o fecalito: la acumulación de heces y el estreñimiento puede ser también causa
  • Cuerpos extraños: al ingerir un cuerpo extraño puede terminar obstruyendo la luz apendicular
  • Microorganismos o parásitos: ya sea porque obstruyen directamente la luz o bien por la inflamación de los folículos que pueden producir. Así el agente microbiano Yersinia es el que con más frecuencia causa la apendicitis aguda.
  • Tumores: en ciertos procesos oncológicos como de colon o recto pueden dar como complicación una apendicitis aguda

Síntomas

La apendicitis aguda suele manifestarse con la siguiente triada de síntomas:

  • Dolor abdominal que comienza en el epigastrio (boca del estómago) o en la región periumbilical (alrededor del ombligo) que comienza como un dolor sordo y continuo.
  • Nauseas y/o vómitos.
  • El dolor se irradia hacia el flanco derecho del abdomen (fosa iliaca derecha) y se hace continuo.

También es frecuente que se acompañe de inapetencia (falta de apetito) y fiebre. El dolor puede empeorar al caminar, toser o hacer movimientos súbitos.

Diagnóstico

El diagnóstico de la apendicitis aguda exige una serie de exploraciones y pruebas complementarias. Se comienza con una detallada exploración física donde es habitual que se den los siguientes síntomas:

  • Febrícula o fiebre
  • Exploración abdominal:
    • Dolor en el punto de McBurney que sería el punto de unión de los dos tercios más cercanos al ombligo con el tercio externo.
    • Signo de Blumberg: al soltar tras presionar una zona del abdomen próxima al cuadrante inferior derecho se produce un dolor tipo reflejo.
    • Signo del psoas: al extender (levantar) el muslo derecho se produce dolor en la fosa iliaca derecha.

      Así al andar de puntillas o dar pequeños saltos intensifica el dolor a nivel de la región del apéndice.

La pruebas complementarias principales para detectar la inflamación son:

  • Análisis sanguíneo: lo normal es que se produzca un aumento en nuestros leucocitos (glóbulos blancos) con aumento también de los neutrófilos. También se pueden elevar ciertos marcadores de inflamación aguda como la proteína C reactiva (PCR)
  • Análisis de orina: suele ser normal. En mujeres suele ser útil en ocasiones solicitar un test de embarazo
  • Ecografía abdominal: suele ser la técnica que nos confirme el diagnóstico al ver el apéndice inflamado o la existencia de líquido libre en el abdomen
  • TAC abdomen: sería la prueba de confirmación. En ocasiones la ecografía no es del todo concluyente siendo el TAC el método diagnóstico más fiable

Tratamiento de una Apendicitis Aguda

El tratamiento de la apendicitis aguda es quirúrgico y urgente. Hay que extirparse el apéndice y eliminar su inflamación, intervención que se conoce como apendicectomía.

En la actualidad la apendicitis aguda se suele operar de dos manera:

  • Laparoscopia: a través de pequeñas incisiones en la superficie del abdomen se pasan una serie de instrumentos para visualizar el interior y manipularlo. En la actualidad es la técnica de elección debido a la rápida recuperación de los pacientes y la mejora en los tiempos postoperatorios y en las complicaciones
  • Laparotomía: se realizaría una incisión mayor en el abdomen para buscar y extirpar quirúrgicamente el apéndice.

En ocasiones se aconseja administrar antibiótico intravenoso previo a la intervención para evitar complicaciones. La más grave, la peritonitis, obliga a pasar por quirófano y realizar un lavado de la cavidad abdominal.

Como prevenir una Apendicitis Aguda

Evitar el estreñimiento con una alimentación rica en fibra y trigo integral parece ser una medida útil para intentar prevenir la apendicitis aguda ya que como vimos. Así la presencia de heces en forma de fecalitos puede obstruir la luz interna del apéndice y ser la causa de su inflamación.

Patologías relacionadas

Existen otras enfermedades que pueden acabar generando una apendicitis aguda o que tienen síntomas similares. En nuestros canales y reportajes dispones de la última información actualizada sobre enfermedades relacionadas con la apendicitis aguda.


Apendicitis aguda: Síntomas

La apendicitis aguda suele manifestarse con la siguiente triada de síntomas:
  • Dolor abdominal que comienza en el epigastrio (boca del estómago) o en la región periumbilical (alrededor del ombligo) que comienza como un dolor sordo y continuo
  • Nauseas y/o vómitos
  • El dolor se irradia hacia el flanco derecho del abdomen (fosa iliaca derecha) y se hace continuo
También es frecuente que se acompañe de inapetencia (falta de apetito) y fiebre. El dolor puede empeorar al caminar, toser o hacer movimientos súbitos.

Apendicitis aguda: Diagnóstico

El diagnóstico de la apendicitis aguda exige una serie de exploraciones y pruebas complementarias. Se comienza con una detallada exploración física donde es habitual que se den los siguientes síntomas:
  • Febrícula o fiebre
  • Exploración abdominal:
    • dolor en el punto de McBurney que sería el punto de unión de los dos tercios más cercanos al ombligo con el tercio externo
    • Signo de Blumberg: al soltar tras presionar una zona del abdomen próxima al cuadrante inferior derecho se produce un dolor tipo reflejo
    • Signo del psoas: al extender (levantar) el muslo derecho se produce dolor en la fosa iliaca derecha.
    • Andar de puntillas o dar pequeños saltos y que se intensifique el dolor a nivel de la región del apéndice
  • Análisis sanguíneo: lo normal es que se produzca un aumento en nuestros leucocitos (glóbulos blancos) con aumento también de los neutrófilos. También se pueden elevar ciertos marcadores de inflamación aguda como la proteína C reactiva (PCR)
  • Análisis de orina: suele ser normal. En mujeres suele ser útil en ocasiones solicitar un test de embarazo
  • Ecografía abdominal: suele ser la técnica que nos confirme el diagnóstico al ver el apéndice inflamado o la existencia de líquido libre en el abdomen
  • TAC abdomen: sería la prueba de confirmación. En ocasiones la ecografía no es del todo concluyente siendo el TAC el método diagnóstico más fiable

Apendicitis aguda: Tratamiento

El tratamiento de la apendicitis aguda es quirúrgico y urgente. Hay que extirparse el apéndice y eliminar su inflamación, intervención que se conoce como apendicectomía. En la actualidad la apendicitis aguda se suele operar de dos manera:
  • Laparoscopia: a través de pequeñas incisiones en la superficie del abdomen se pasan una serie de instrumentos para visualizar el interior y manipularlo. En la actualidad es la técnica de elección debido a la rápida recuperación de los pacientes y la mejora en los tiempos postoperatorios y en las complicaciones
  • Laparotomía: se realizaría una incisión mayor en el abdomen para buscar y extirpar quirúrgicamente el apéndice.
En ocasiones se aconseja administrar antibiótico intravenoso previo a la intervención para evitar complicaciones. La más grave, la peritonitis, obliga a pasar por quirófano y realizar un lavado de la cavidad abdominal.

Apendicitis aguda: Prevención

Evitar el estreñimiento con una alimentación rica en fibra y trigo integral parece ser una medida útil para intentar prevenir la apendicitis aguda ya que como vimos, la presencia de heces en forma de fecalitos puede obstruir la luz interna del apéndice y ser la causa de su inflamación.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR