Ansiedad

¿Qué es?

La ansiedad es un estado emocional que se produce de modo normal ante determinadas situaciones y  que una persona considera amenazante y constituye un mecanismo de respuesta defensivo. Es pues una respuesta de adaptación que en un momento dado nos permite “ponernos en guardia”, vigilantes. Por lo tanto, desde esta perspectiva se puede decir que este estado emocional es normal o fisiológico y presente en todos los seres humanos como lo puede ser otros estados emocionales como la alegría, y que nos permite afrontar el resto del día a día de nuestras vidas.

La ansiedad se transforma en algo patológico, vivido negativamente,  cuando genera un malestar significativo, con aparición de síntomas que son el reflejo de una desproporcionada reacción ante una circunstancia que en otro momento se ha sabido modular y encauzar adecuadamente. Cuando esa ansiedad se presenta de manera poco adecuada, excesiva, o llega a ser de tal magnitud en su intensidad que trastoca e influye negativamente en las actividades cotidianas de una persona es cuando hablamos de trastorno de  ansiedad.

Los trastornos de ansiedad tienen una gran importancia dentro de la patología psiquiátrica ya que es el grupo de trastornos psiquiátricos más frecuente en la población general, junto con el grupo de trastornos depresivos. De todos ellos la fobia específica es el diagnóstico psiquiátrico más común, siendo la crisis de angustia la principal urgencia psiquiátrica. Es más frecuente en mujeres y en jóvenes de 20 a 30 años y su diagnóstico va disminuyendo progresivamente con la edad.

Los trastornos de ansiedad, bien solos o asociados a otras enfermedades, son una de las causas más demandantes de consulta en Atención Primaria. Se estima que, en conjunto, aproximadamente un 14,6% de la población española tiene un trastorno de ansiedad o de depresión.

La ansiedad supone la primera causa de atención psiquiátrica en Urgencias hospitalarias.

Causas

Para hablar de las causas de la ansiedad hay que explicar el concepto de neurosis, que ha sido clásicamente empleado en Psiquiatría para englobar un grupo poco homogéneo de trastornos psiquiátricos que, aparentemente, comparten unas características comunes y que los diferencias de las psicosis:
  • Son menos graves y provocan menos interferencia en la vida del paciente.
  • Parece que hay menos anomalías neurobiológicas de fondo.
  • El paciente muestra una correcta conciencia de su enfermedad, siendo capaz de detectar los síntomas.
Hoy en día en la última clasificación americana de enfermedades psiquiátricas (DSM-5) se ha preferido recomendar el empleo de una denominación basada en los síntomas predominantes. Ello es debido a que hay trastornos de ansiedad, por ejemplo, que pueden ser extremadamente incapacitantes (ej. agorafobia) e incluso se están describiendo anomalías neurobiológicas en algunos de estos trastornos (ej. ataques de pánico). En cuanto a las causas exactas de los trastornos de ansiedad, hoy por hoy no son conocidas por completo aunque es muy posible que se deban a la suma de varios factores, tanto hereditarios como neurobiológicos que son influenciados por otros factores como sociales, culturales o psicológicos.  Por lo tanto se considera que para la aparición de uno de estos trastornos de ansiedad son tan importantes los factores de personalidad individual como aquellos dependientes del entorno del individuo. Entre los factores genéticos,  hay algunos de los trastornos que muestran tendencia a la agregación familiar, apareciendo una y otra vez en muchos componentes de la misma familia, por ejemplo, la fobia a la sangre. En estos casos, lo que parece que se hereda es una debilidad  para desarrollar un trastorno de ansiedad, no para desarrollar el trastorno específico en sí mismo. El trastorno de ansiedad puede presentarse de manera continua, y hablamos de trastorno de ansiedad generalizado,  o  de forma esporádica con situaciones de crisis. Cuando estas crisis aparecen de forma espontánea hablamos de trastorno de pánico o angustia en las que no se evidencia un motivo aparente para el observador. Cuando la crisis es causada por un estímulo externo, bien sea un objeto, animal, situación, etc… se habla de fobia. Las fobias pueden ser específicas o fobia social o agorafobia. Algunas crisis de ansiedad pueden estar causadas por el consumo de sustancias de abuso, como el éxtasis,  o por síndrome de abstinencia.

Ansiedad: Síntomas

Las manifestaciones en forma de síntomas de la ansiedad pueden ser muy variadas y propias de cada paciente. Incluso un mismo paciente puede presentar ciertos síntomas predominantemente bajo ciertas circunstancias, y otro tipo de síntomas en otros momentos o situaciones que le provocan ansiedad. La forma de manifestarse los síntomas puede afectar  con un elevado componente  físico, o bien en el plano psicológicos o de conducta. Es importante recordar que cualquiera de estos síntomas puede aparecer  de manera habitual y no patológica en cualquier persona y lo hacen como respuesta ante una situación concreta.  Cuando hay un trastorno de ansiedad, estas manifestaciones  provocan  un malestar significativo. Manifestaciones  físicas o somáticas:
  • Digestivas: digestiones pesadas, náuseas, vómitos, estreñimiento (constipación), diarrea, retención de gases, eructos.
  • Neuromusculares: dolor de cabeza, sensación de acorchamiento, temblor, tensión o rigidez muscular.
  • Vegetativas: diaforesis (sudoración), sequedad de boca, inestabilidad, escalofríos o sofocaciones, sensación de atragantarse.
  • Cardiovasculares: palpitaciones, taquicardia (pulso acelerado), dolor torácico, sensación de opresión.
  • Respiratorias: dificultad para respirar, sensación de ahogo (disnea).
  • Genitourinarias: necesidad de ir frecuentemente a orinar, disfunción sexual.
Manifestaciones psicológicas o con  modificación de la conducta: Dificultad de concentración, aparente  pérdida de memoria, sensación de desasosiego, preocupación, temor, miedo a perder el control, miedo a “volverse loco” o sensación de muerte inminente, irritabilidad, inquietud, conductas de evitación de determinadas situaciones, inhibición o bloqueo psicomotor, obsesiones o compulsiones, desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (sensación de estar separado de uno mismo). Se habla de crisis de ansiedad completa cuando están presentes al menos cuatro  de los síntomas mencionados, de inicio brusco y alcanzan su máxima expresión  en los  primeros 10 minutos. En este contexto es muy frecuente la hiperventilación, por lo que se puede llegar a producir n sintomatología asociada a la misma como tetania (espasmos y contracturas) que, de no tratarse a tiempo, puede llevar al síncope.

Ansiedad: Diagnóstico

El diagnóstico de la ansiedad se basa en la clínica, una vez descartada la presencia de factores somáticos que pudieran causarla. Los diferentes trastornos de ansiedad se denominan con nombres que reflejan sus síntomas específicos o predominantes.  La clasificación empleada en Atención Primaria elaborada junto con Psiquiatría se denomina DSM-IV-TR-AP.  En esta clasificación hay 15 trastornos:
  • Seis de ellos están relacionados con trastornos de ansiedad por: una enfermedad, por alcohol, por drogas, por separación, inespecífico y de ansiedad generalizada.
  • Dos son trastornos de angustia: con y sin agorafobia.
  • Tres están definidos como fobias: social, específica y agorafobia sin trastorno de angustia.
  • Dos se describen como trastornos por estrés: agudo y postraumático.
  • Por último está el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno adaptativo con ansiedad.
Para el diagnóstico del tipo de trastorno de ansiedad  es importante tener en cuenta:
  1. Considerar el papel que pueda jugar una enfermedad médica o el consumo de sustancias de abuso o si los síntomas no se explican mejor por cualquier otro trastorno mental.
  2. Cuando la sintomatología es predominantemente la angustia: aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de  síntomas (HACER vinculo a SÍNTOMAS) de inicio.
  3. Si la sintomatología es predominantemente fóbica: temor acusado y persistente que es excesivo o irracional anticipado a situaciones sociales o a animales (la más frecuente), objetos o situaciones, con evitación.
  4. Si la sintomatología se manifiesta como obsesiones y compulsiones: pensamientos persistentes o rituales recurrentes.
  5. En situaciones experimentadas que persisten como en forma de estrés postraumático.
  6. Cuando los síntomas se dan como respuesta a una situación estresante psicosocial, como en el trastorno adaptativo con ansiedad.
  7. Cuando la sintomatología de ansiedad se expresa con una variedad de acontecimientos, como en el trastorno de ansiedad generalizado.
  8. Por último, cuando la sintomatología es clínicamente manifiesta y se descarta que sea debido a alguno de los anteriormente citados, hablamos de trastorno de ansiedad no especificado.
Por último, comentar que para el diagnóstico y clasificación de los trastornos por ansiedad se emplean diferentes tipos de escalas validadas que facilitan la labor diagnóstica y terapéutica.

Ansiedad: Tratamiento

El enfoque terapéutico de los trastornos de ansiedad debe hacerse desde una perspectiva multidisciplinar, abarcando los aspectos psicosociales,  biológicos y farmacológicos. Los objetivos a alcanzar con esta aproximación al tratamiento de la ansiedad son aliviar los síntomas, evitarlas secuelas y ayudar en la resolución de problemas psicosociales. Vemos caso por caso:
  • Trastorno por  ansiedad generalizada:  la terapia cognitivo-conductual (TCC) se ha demostrado  eficaz  a corto y  largo plazo  al reducir síntomas de ansiedad, tristeza y  preocupación. Se puede  aplicar de manera individual o en grupo. Puede combinarse con un antidepresivo.
  • Los trastornos de ansiedad propios de la infancia como son el mutismo selectivo y  trastorno de ansiedad por separación deben ser tratados con terapias conductuales y apoyo paterno.
  • Trastornos de angustia: combina medicación y psicoterapia y generalmente de manera muy eficaz.
  • El tratamiento abortivo de una crisis se trata con benzodiacepinas de acción rápida asociadas a técnicas para el control de la respiración. Para el tratamiento profiláctico para la prevención de nuevas crisis, se tratan con antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) en combinación con benzodiacepinas o en monoterapia a largo plazo. Como tratamiento psicológico: terapia cognitivo-conductual, incluyendo psicoeducación, exposición a los síntomas,  técnicas de respiración, relajación y de manejo del pánico.
  • Trastornos fóbicos: la agorafobia secundaria a trastorno de angustia debe ser tarada como tal.
  • La fobia social se trata con técnicas cognitivo-conductuales dirigidas al entrenamiento de habilidades sociales. En casos graves puede asociarse tratamiento farmacológico con un ISRS. Para  las  fobias específicas se emplean técnicas conductuales, como la exposición en vivo, basada en la desensibilización sistemática. No son necesarios los fármacos.
  • Trastornos por estrés agudo y postraumático: es fundamental el apoyo psicológico y social. Los fármacos se emplean en función del síntoma predominante, siendo los ISRS los más eficaces. La terapia cognitivo conductual, así como un diagnóstico precoz son muy importantes ya que evitan la cronificación (que ocurre hasta en un 10%).
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): este trastorno requiere el uso combinado de medicación, con ISRS a dosis altas y a largo plazo para controlar las ideas obsesivas  y, además,  de técnicas de  terapia conductual como la exposición con prevención de respuesta,  especialmente  indicadas para la mejoría de las compulsiones.

Ansiedad: Prevención

La ansiedad es un mecanismo normal, no patológico, que posee el ser humano para ponerse en guardia ante situaciones que no controlamos, desconocemos o de las que ignoramos sus consecuencias. Por lo tanto, es un mecanismo  de defensa de nuestra mente que nos permite adaptarnos a acontecimientos nuevos o imprevistos. Cuando ese mecanismo pasa a ser perjudicial, incómodo, es cuando pasa a ser un problema en lugar de ser una ayuda. Esto hace que, en muchas ocasiones, no sepamos medir el límite  entre lo natural o fisiológico y lo dañino. La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la salud mental en su conjunto como un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus propias aptitudes, es capaz de afrontar las presiones normales de la vida y es capaz de sacar provecho de su trabajo y de contribuir al bien común. La mayoría de los trastornos de ansiedad aparecen por primera vez durante la infancia y la adolescencia, lo que hace que estos grupos de edad sean un objetivo importante para la prevención primaria de la ansiedad.La evidencia indica que una alta proporción de niños no superan sus trastornos de ansiedad durante la adolescencia y la edad adulta. Las medidas generales para prevenir la ansiedad son:
  • Reducir los acontecimientos  traumáticos o exposición a dichos eventos.
  • Aumentar la fortaleza emocional y educación anticipativa.
  • Intervención precoz  posterior a un   Se ha demostrado muy eficaz, por ejemplo, tras catástrofes naturales.
  • Conocimiento sobre salud mental y búsqueda de ayuda al inicio del trastorno.
Medidas de aplicación a la población en general para una buena prevención y promoción de la salud mental pasa por la concienciación de la importancia de:
  • Realizar ejercicio físico de manera regular. En los niños estimular el juego participativo
  • Establecer y controlar nuestras actividades como un reto alcanzable. No como un imposible
  • Disfrutar de tiempo libre. Las aficiones son una buena terapia preventiva
  • Dormir lo necesario para que se levante descansado. Procure tener hábitos de sueño regulares. La higiene de sueño es importante  para mantener nuestra salud mental
  • Procurar llevar una dieta variada y equilibrada. Un buen estado físico contribuye a un buen estado mental

Testimonios

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR