Anorgasmia: Prevención

Prevención

La prevención de la anorgasmia se basa en evitar los factores físicos que puedan convertirse en posibles causas. Por ejemplo: uso de drogas, determinados fármacos o mal control de enfermedades crónicas.

También es importante la comunicación adecuada y fluida entre la pareja sexual.

Además, es recomendable consultar con un especialista ante la sospecha de anorgasmia para poder abordar el trastorno lo antes posible.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!