Anorgasmia

¿Qué es?

La anorgasmia es una disfunción sexual caracterizada por la ausencia de orgasmos de forma repetida y continua, a pesar de que la persona experimente una estimulación sexual adecuada.

Puede ocurrir en personas de ambos sexos, pero es más frecuente en mujeres.

Que causa la Anorgasmia

Las causas de la anorgasmia pueden ser orgánicas, es decir, con un origen físico por una alteración en el organismo o psicológicas.

Solo en 5 de cada 100 casos la anorgasmia tiene una causa orgánica y se relaciona principalmente con el uso de drogas, fármacos o alguna enfermedad crónica de tipo endocrino, neurológico o ginecológico.

En cambio, la gran mayoría de casos de anorgasmia se debe a factores psicológicos. Por ejemplo:

Ansiedad.

Depresión.

– Mitos sobre la sexualidad.

– Creencias o actitudes aprendidas.

– Condiciones culturales negativas.

– Experiencias sexuales traumáticas.

– Factores interpersonales.

– Falta de información sexual.

– Monotonía en las relaciones sexuales.

– Falta de concentración.

– Angustia.

– Conflictos o temores en la relación de pareja.

– Sentimientos de culpa.

Otras disfunciones sexuales

La anorgasmia no es la única disfunción sexual, existen muchas más. En nuestros canales y reportajes dispones de la última información actualizada sobre sexología.

Anorgasmia: Síntomas

El síntoma principal de la anorgasmia es la falta de experimentación del orgasmo en las relaciones sexuales. Puede presentarse en diversas formas:
  • Anorgasmia primaria: se trata de un tipo de anorgasmia en la que la persona nunca ha experimentado un orgasmo por ningún medio (coito, masturbación, etc), independientemente de que pueda eyacular o no si es hombre.
  • Anorgasmia secundaria: en este tipo de anorgasmia, la persona sí ha experimentado orgasmos con anterioridad, pero por la razón que sea ya no puede volver a tener orgasmos de una forma sistemática y continua.
También es posible distinguir entre  anorgasmia absoluta y  anorgasmia relativa, dependiendo si la persona no es capaz de alcanzar el orgasmo por medio de ningún procedimiento de estimulación (absoluta) o si, en cambio, sí puede tener orgasmos mediante un modo de estimulación pero no por otro. Por ejemplo, en la anorgasmia coital la persona no puede tener orgasmos a través del coito pero sí por masturbación u otros medios (relativa). Existe también una anorgasmia situacional en la que la persona puede alcanzar el orgasmo solo en determinadas circunstancias específicas.

Anorgasmia: Diagnóstico

El diagnóstico de la anorgasmia es tanto clínico como psicológico, es decir, se basa en la historia del paciente, exploración física y entrevista psicológica. Para determinar que existe anorgasmia se deben cumplir una serie de criterios que están estipulados en los manuales de diagnóstico. Puede ser necesario realizar algunas pruebas complementarias como análisis de sangre, ecografías o estudios de imagen por radiología para descartar las posibles causas orgánicas (físicas) que estén produciendo el trastorno. También se pueden realizar estudios de exploración neurofisiológica que permiten medir determinados parámetros vasculares, nerviosos, etc. en relación a la respuesta sexual. Otras herramientas de diagnóstico importantes son los cuestionarios o test psicológicos específicos para trastornos de la esfera sexual, junto con los autorregistros (anotarse uno mismo diferentes hechos que ocurren durante la relación sexual, para poder analizarlos posteriormente).

Anorgasmia: Tratamiento

El tratamiento de la anorgasmia es posible y puede tener buen pronóstico cuando la persona se implica y colabora en la terapia correspondiente. No hay disponible ningún fármaco que esté indicado de forma exclusiva para la disfunción del orgasmo, aunque sí existen algunos medicamentos que facilitan la deshinibición, mejoran el deseo sexual o la respuesta ante los estímulos sexuales. Además del tratamiento concreto de las posibles causas físicas si las hay, es necesaria también una terapia psicológica o sexológica para afrontar la situación y adquirir herramientas de mejora. Los objetivos del tratamiento psicológico de la anorgasmia son: - Eliminar las actitudes o conceptos negativos en torno a la sexualidad y al orgasmo. - Mejorar la relación a través de la comunicación entre la pareja. - Llevar a cabo un programa de habilidades sexuales o ejercicios para trabajar la mejora de la disfunción en el orgasmo.

Anorgasmia: Prevención

La prevención de la anorgasmia se basa en evitar los factores físicos que puedan convertirse en posibles causas. Por ejemplo: uso de drogas, determinados fármacos o mal control de enfermedades crónicas. También es importante la comunicación adecuada y fluida entre la pareja sexual. Además, es recomendable consultar con un especialista ante la sospecha de anorgasmia para poder abordar el trastorno lo antes posible.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR