Anorexia: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la anorexia nerviosa es sobretodo basado en la historia clínica y la exploración física. Es muy importante la entrevista médica junto con la valoración psicológica basada en una relación de confianza entre médico y paciente para poder abordar la situación de forma óptima sin que la persona se cierre al diálogo.

También se solicitan pruebas complementarias como análisis de sangre que incluya un hemograma completo, bioquímica general con función renal y hepática, estudio de proteínas y albúmina en el plasma, pruebas de tiroides, niveles de hormonas sexuales, y análisis de orina.

Además es importante tener un control del peso, la estatura y el índice de masa corporal. Uno de los criterios clínicos que se utilizan en el diagnóstico de la anorexia nerviosa, además de la presencia de los síntomas característicos (ver apartado sobre síntomas), es un peso corporal inferior al 85% del peso esperado para su edad y estatura, y un índice de masa corporal menor a 17,5 kg/m2.

Es importante descartar que la anorexia sea debida a otra enfermedad, ya que algunos trastornos producen de forma secundaria una pérdida de apetito, la cual mejoraría al remitir la enfermedad.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR