Angiofibroma nasofaríngeo: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de un angiofibroma nasofaríngeo se puede sospechar por los sangrados nasales de repetición y otros síntomas asociados. Las pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico pueden ser:

  • Rinoscopia anterior: observación del interior de las fosas nasales con un tubo de endoscopia que se introduce por los orificios nasales.
  • Estudio de imagen radiológica de la cabeza: tomografia axial computarizada (TAC), resonancia mangnética nuclear de la cabeza, angio-TAC con contraste que permite visualizar las arterias y venas.
  • Biopsia del tumor: se reserva en casos de duda porque puede provocar un sangrado abundante y difícil de controlar.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!