Angiofibroma nasofaríngeo

¿Qué es?

Un angiofibroma nasofaríngeo es un tumor benigno de tipo vascular que crece en el interior de las fosas nasales o en la parte posterior de la nariz o la boca (faringe).

En general, los tumores benignos de las fosas nasales son muy poco frecuentes. Entre todos los tumores que aparecen en cabeza y cuello, solo 5 de cada 1000, es decir un 0,5%, son angiofibromas, y además es excepcional en las fosas nasales. Es casi exclusivo del sexo masculino y ocurre en adolescentes o adultos jóvenes entre 10 y 20 años. En los adultos mayores de 25 años tiene tendencia a desaparecer espontáneamente.

Causas

El angiofibroma nasofaríngeo se ha relacionado en algunos estudios con cierta influencia hormonal por aumento de la testosterona y descenso de los receptores hormonales de estrógeno en la región del tumor. También se han encontrado alteraciones genéticas en algunos cromosomas Este tumor está originado por células propias del tejido de sostén o conjuntivo llamadas fibrocitos estrellados. Dentro del tumor se agrupan fibras de colágeno, células fibroblastos y abundantes vasos sanguíneos de paredes frágiles. En conjunto forman una masa irregular, de color rojo azulado con mucha facilidad para sangrar.

Angiofibroma nasofaríngeo: Síntomas

Los síntomas del angiofibroma nasofaríngeo pueden ser:
  • Hemorragias nasales frecuentes (epistaxis).
  • Obstrucción nasal progresiva, que no mejora con los tratamientos habituales y por el contrario sigue yendo a más.
  • Malestar general
Síntomas relacionados con el tamaño del tumor que afecta a estructuras vecinas de la cabeza y la cara:
  • Alteraciones nasales: mucosidad abundante, sinusitis, pérdida del olfato (anosmia)
  • Alteraciones oculares: conjuntivitis, obstrucción del conducto lacrimal, ojos sobresalidos (profusión ocular), visión doble
  • Alteraciones en los oídos: otitis media serosa, disminución de la audición (hipoacusia de transmisión)
  • Voz nasal o gangosa
  • Paladar deformado
  • Somnolencia
  • Dolor en la frente y la cara
  • Dolor de cabeza

Angiofibroma nasofaríngeo: Diagnóstico

El diagnóstico de un angiofibroma nasofaríngeo se puede sospechar por los sangrados nasales de repetición y otros síntomas asociados. Las pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico pueden ser:
  • Rinoscopia anterior: observación del interior de las fosas nasales con un tubo de endoscopia que se introduce por los orificios nasales.
  • Estudio de imagen radiológica de la cabeza: tomografia axial computarizada (TAC), resonancia mangnética nuclear de la cabeza, angio-TAC con contraste que permite visualizar las arterias y venas.
  • Biopsia del tumor: se reserva en casos de duda porque puede provocar un sangrado abundante y difícil de controlar.

Angiofibroma nasofaríngeo: Tratamiento

El tratamiento del angiofibroma nasofaríngeo es fundamentalmente la cirugía para extirpar el tumor. Se puede realizar por cirugía endoscópica desde los orificios nasales. También se practica la embolización (anulación del flujo de sangre por taponamiento) de los vasos sanguíneos del tumor. También se puede complementar con terapia hormonal, radioterapia, quimioterapia y crioterapia (tratamiento por congelación), sobretodo en tumores que penetran en el interior del cráneo y no se pueden extirpar completamente.

Angiofibroma nasofaríngeo: Prevención

No se conoce una prevención del angiofibroma nasofaríngeo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR