Anemia

¿Qué es?

La anemia es uno de los trastornos de la sangre más habituales y comunes en la actualidad. Se trata de un problema que afecta los glóbulos rojos, que también son conocidos como hematíes o eritrocitos. Estos son vitales para nuestro organismo ya que son los encargados de transportar el oxígeno a través de nuestro torrente sanguíneo.

La anemia se produce cuando el número de hematíes es insuficiente para transportar todo el oxígeno que precisa nuestro cuerpo. Principalmente se cree que la anemia se produce por la falta de hierro en la sangre pero también puede causarla la ausencia de vitaminas como la B12 o la vitamina A.

Es importante saber que no se trata de una enfermedad en sí misma, sino de una alerta o señal de una enfermedad.

Causas

No se puede decir que hay una sola causa que provoque la anemia pero sí que se podría decir que hay tres factores principales: que nuestra médula produzca pocos glóbulos rojos, que haya una elevada destrucción de hematíes o que se pierdan por sangrados. A la hora de evaluar la razón por la que se producen las tres situaciones anteriores también hay varias posibilidades.  La anemia puede aparecer por una dieta incorrecta, en el embarazo, en la etapa de mayor crecimiento (adolescencia) o cuando se padece una úlcera estomacal que produce sangrados.

Anemia: Prevención

Para prevenir la aparición de la anemia lo más correcto es seguir una dieta rica en aquellos elementos cuya ausencia puede provocar este problema, por ejemplo, alimentos ricos en hierro. Si ya hemos tenido una anemia anteriormente, también podemos tomar píldoras de vitamina C o alimentos ricos en esta que puede ayudar a absorber mejor el hierro. Además, deberíamos evitar la ingesta de café, té, claras de huevo o fibra ya que dificultan la absorción de los alimentos ricos en hierro.

Anemia: Síntomas

El principal síntoma de la anemia es el cansancio. El hecho de que tareas cotidianas nos suponga un esfuerzo fuera de la común es el principal aviso. Pero luego también está la piel. El paciente que sufre de anemia suele tener una palidez cutánea bastante importante. Por ejemplo, una manera de comprobar esto es fijarse en la conjuntiva, la membrana que recubre el ojo y que en el caso de personas con anemia es muy pálida, casi del color de la piel. Luego, y también asociado al cansancio está el hecho de que el paciente note falta de aire y palpitaciones cardiacas. En personas mayores, la pérdida de atención puede ser también un indicio de que estamos ante un cuadro de anemia.

Anemia: Tratamiento

En la mayoría de los casos de anemia, estos se abordan suministrando al paciente los principios de los que carece su torrente sanguíneo. Ya sea vitamina B12, hierro o ácido fólico, según su situación. En los casos más graves ya estaríamos hablando de la necesidad de realizar trasfusiones de concentrados de hematíes a partir de donaciones.

Anemia: Diagnóstico

Es evidente que al hablar de problemas de la sangre, una analítica es una de las formas que tienen los médicos para poder llegar a la conclusión de que se trata de anemia. Pero luego, el facultativo también tiene otras vías como, por ejemplo, explorar el corazón, los pulmones o el abdomen para sondear posibles alteraciones. Si el análisis de sangre determina que el paciente tiene anemia, a partir de ahí se puede realizar otro tipo de análisis más específicos para saber la concentración de hierro en la sangre y en el organismo o para hacer un recuento de hematíes. Si se determina que la pérdida de sangre se origina por un sangrado interior, por ejemplo en el sistema digestivo, el médico también puede ordenar un análisis de las heces del paciente.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR