Anemia perniciosa: Causas

Causas

La causa de la anemia perniciosa es una deficiencia de vitamina B12 en el organismo.

La vitamina B12 es indispensable para producir glóbulos rojos de la sangre. Esta vitamina se obtiene de los alimentos que no son de origen vegetal, como los huevos, productos lácteos, carnes (de aves o de res), etc. También se puede tomar como suplemento nutricional en algunos casos. Pero para que la vitamina B12 sea adecuadamente absorbida por el sistema digestivo necesita la acción de una proteína, llamada factor intrínseco (FI). El factor intrínseco se secreta en el estómago por unas células especializadas de la pared interior gástrica que se llaman células parietales. Cuando el estómago no produce suficiente factor intrínseco, el intestino no puede absorber la vitamina B12 de forma adecuada.

Las causas más comunes del déficit de absorción de la vitamina B12 en la anemia perniciosa son:

  • Gastritis atrófica o debilitamiento del revestimiento del estómago.
  • Enfermedad autoinmunitaria en la que los anticuerpos atacan a la proteína del factor intrínseco o a las células parietales del estómago que lo producen.
  • Anemia pernicioa congénita de causa genética (herencia de padres a hijos) en raras ocasiones

Existen una serie de factores de riesgo que hacen a la persona más propensa a padecer anemia perniciosa:

  • Tener antecedentes familiares con anemia perniciosa conocida.
  • Personas de etnia escandinava o nórdica.
  • Algunas enfermedades como:
  • Enfermedad de Addison
  • Tiroiditis crónica
  • Enfermedad de Graves
  • Hipoparatiroidismo
  • Hipopituitarismo
  • Miastenia grave
  • Amenorrea secundaria
  • Diabetes tipo 1
  • Disfunción testicular
  • Vitiligo
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR