Albinismo: Síntomas

Síntomas

Los síntomas del albinismo son:

  • Falta de color en el cabello, piel o iris del ojo.
  • Piel y cabello más claros de lo normal.
  • Parches de piel sin color.

En algunas ocasiones, la persona con albinismo también puede experimentar otros síntomas:

  • Ojos bizcos.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Movimientos oculares rápidos.
  • Problemas de visión o ceguera funcional.

La forma más grave de albinismo es el tipo oculocutáneo, en el que la persona tiene el cabello, piel e iris de color blanco o rosado. A todo ello se suman alteraciones en la visión.

Otro tipo de albinismo se denomina albinismo ocular tipo 1, que afecta únicamente a los ojos, de modo que no está presente el pigmento en la retina (parte posterior del ojo). El color de la piel y  ojos de la persona generalmente están dentro de la normalidad.

Existe una enfermedad llamada síndrome de Hermansky-Pudlak, que es un tipo de albinismo producido por la alteración de un solo gen y se asocia a trastornos hemorrágicos, pulmonares e intestinales.

En general, el albinismo no afecta a la esperanza de vida de la persona, excepto en el síndrome de Hermansky-Pudlak debido a las complicaciones que pueden tener lugar: disminución de la visión, ceguera o cáncer de piel.

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!