Acalasia esofágica: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la acalasia se basa en la historia clínica y exploración física. Las pruebas complementarias que permiten confirmar el diagnóstico son:

  • Manometría: mide el funcionamiento del esófago mediante una sonda desde la nariz hasta el estómago, para calcular las presiones de cada contracción o movimiento peristáltico del esófago en diferentes puntos de su recorrido.
  • Esofagogastroduodenoscopia o endoscopia superior: permite visualizar con el tubo flexible y la cámara (endoscopio) el revestimiento interior del estómago y del esófago.
  • Esofagografía o tránsito gastrointestinal: se realiza con contraste baritado que se toma por boca y se realizan radiografías del paso del contraste por el tubo digestivo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR