Acalasia esofágica: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la acalasia se basa en la historia clínica y exploración física. Las pruebas complementarias que permiten confirmar el diagnóstico son:

  • Manometría: mide el funcionamiento del esófago mediante una sonda desde la nariz hasta el estómago, para calcular las presiones de cada contracción o movimiento peristáltico del esófago en diferentes puntos de su recorrido.
  • Esofagogastroduodenoscopia o endoscopia superior: permite visualizar con el tubo flexible y la cámara (endoscopio) el revestimiento interior del estómago y del esófago.
  • Esofagografía o tránsito gastrointestinal: se realiza con contraste baritado que se toma por boca y se realizan radiografías del paso del contraste por el tubo digestivo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!