Acalasia esofágica

¿Qué es?

La acalasia esofágica es un trastorno del esófago por degeneración de las células ganglionares que impiden que el esófago se relaje. Esta enfermedad hace que no sea posible el paso del alimento del esófago al estómago con normalidad.La retención del alimento en el esófago provoca su retorno hacia la boca causando la regurgitación del mismo.

La acalasia es una enfermedad infrecuente. Aunque puede presentarse a cualquier edad, es más habitual en personas de mediana edad o adultos mayores.

Que causa una acalasia esofágica

La causa de la acalasia es principalmente un daño en los nervios que regulan los movimientos del esófago.

En condiciones normales, cuando el alimento pasa desde la boca al esófago, el esfínter esofágico inferior se relaja y deja pasar el alimento hacia el estómago. Este esfínter esofágico inferior es una especie de anillo de músculo liso en el punto donde se unen el esófago y estómago y que permite regular el paso de alimento hacia el estómago.

Hay otras enfermedades que también son causa de acalasia: cáncer de esófago, cáncer de la parte superior del estómago, enfermedad de Chagas.

Patologías relacionadas

La acalasia esofágica no es la única patología que afecta al esófago, existen muchas más. En nuestros canales y reportajes dispones de la última información actualizada sobre enfermedades relacionadas con el esófago

Acalasia esofágica: Síntomas

Los síntomas de acalasia son:
  • Reflujo o regurgitación del alimento.
  • Dolor torácico que aumenta después de comer y puede notarse también en la espalda, cuello y  brazos.
  • Tos.
  • Dificultad para tragar líquidos y sólidos.
  • Acidez gástrica.
  • Pérdida de peso involuntaria, anemia, desnutrición.

Acalasia esofágica: Diagnóstico

El diagnóstico de la acalasia se basa en la historia clínica y exploración física. Las pruebas complementarias que permiten confirmar el diagnóstico son:
  • Manometría: mide el funcionamiento del esófago mediante una sonda desde la nariz hasta el estómago, para calcular las presiones de cada contracción o movimiento peristáltico del esófago en diferentes puntos de su recorrido.
  • Esofagogastroduodenoscopia o endoscopia superior: permite visualizar con el tubo flexible y la cámara (endoscopio) el revestimiento interior del estómago y del esófago.
  • Esofagografía o tránsito gastrointestinal: se realiza con contraste baritado que se toma por boca y se realizan radiografías del paso del contraste por el tubo digestivo.

Acalasia esofágica: Tratamiento

El  tratamiento de la acalasia tiene por objetivo reducir la presión en el esfínter esofágico inferiror para permitir que la comida y líquidos pasen hacia el estómago. Hay diferentes formas de terapia, entre las cuales se debe conocer cuál es la más adecuada para cada persona. Por ejemplo:
  • Inyección con toxina botulínica: permite relajar los músculos del esfínter esofágico inferior pero su beneficio desaparece en cuestión de semanas o meses.
  • Medicamentos que tienen acción relajante del esfínter esofágico inferiro, como los nitratos de acción prolongada o bloqueadores de los canales de calcio.
  • Cirugía para seccionar el músculo esfínter esofágico inferior por la técnica denesofagomiotomía.
  • Dilatación o hacer más ancho el esófago en el mismo punto donde está estrechado el conducto. Se realiza juntamente con una exploración edoscópica: esofagogastroduodenoscopia.

Acalasia esofágica: Prevención

La prevención de la acalasia no es posible en la mayoría de casos. Sin embargo, el tratamiento adecuado administrado de forma precoz puede ayudar a evitar complicaciones derivadas de la acalasia.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR