Absceso prostático: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento del absceso prostático tiene dos grandes pilares: los antibióticos y la cirugía. Las pautas de antibiótico pueden ser diversas  pero se suele iniciar con un antibiótico o combinación de varios, de modo intravenoso y pasada la fase aguda de la enfermedad se mantiene tratamiento antibiótico vía oral.

Los abscesos de mayor tamaño son los que necesitan un drenaje quirúrgico, que suele realizarse de forma percutánea (a través de una punción por la piel) guiados por una ecografía, con anestesia local. Si este procedimiento no es posible se puede cambiar a la técnica clásica de cirugía abierta para drenar el acúmulo de pus.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!