Absceso prostático: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del absceso prostático no siempre es sencillo y debe sospecharse por la historia clínica y lo que la persona refiere. En la exploración física se debe hacer un tacto rectal, en el que se puede percibir una parte de la próstata con un tacto fluctuante, es decir, de menor consistencia, como un ‘flan’.

Otras pruebas complementarias son los análisis de sangre, cultivo de orina (urocultivo) y una ecografía transrectal de la próstata que permite ver la forma de un absceso o cavidad en la glándula. En caso de duda en el diagnóstico se puede solicitar una tomografía axial computarizada o una resonancia magnética.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!