Todo sobre la fascitis plantar

De entre las muchas causas de dolor del talón la más frecuente es la fascitis plantar, nos habla de ella el traumatólogo Manuel Villanueva en este vídeo.

Hasta un 10% de la población mundial sufrirá a lo largo de sus vidas dolor del talón y no necesariamente corredores y deportistas profesionales, cualquier persona entre los 25 y los 65 años. De entre las muchas causas de dolor del talón la más frecuente es la fascitis plantar.

“La fascia plantar es una estructura que sirve para redistribuir y absorber las cargas cuando caminamos pero de muchas solicitaciones mecánicas, de un mal balance, de la musculatura o de un mal apoyo se puede sobrecargar o deteriorar e irritar”, explica el traumatólogo Manuel Villanueva. Una vez se ha deteriorado ¿qué se puede hacer? El doctor explica que los tratamientos:

Tratamientos conservadores

Los tratamientos van desde las artes más conservadoras como la fisioterapia convencional, los estiramientos o ejercicios, la aplicación de hielo o los masajes.

Tratamientos intervencionistas

Un segunda etapa de tratamientos más especializados o intervencionistas como pueden ser la electrolisis percutánea intratisular, el masaje profundo o las infiltraciones, que se realizan guiadas por ecografía para tener la máxima precisión, de diferentes sustancias o medicamentos que van a estimular la reparación de ese tejido colágeno como puede ser el plasma rico en factores de crecimiento.

Cirugía 

Un 10% de de los pacientes con fascitis o fasciosis plantar no van a responder a los tratamientos previos o conservadores, en estos casos hay que recurrir a la cirugía. Tradicionalmente la cirugía se hacía abriendo, dejando el pie sin riego, con una anestesia mucho más profunda y las recuperaciones eran lentísimas, de entre 2 o 3 meses. “Ahora lo que tenemos es la cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva que permite hacer esta cirugía de la fascia plantar con una incisión de 1 mm, sin dejar el pie sin riego, con anestesia solo local, tras la cual los pacientes se van andando por su propio pie”, explica el especialista.

Al ser tan poco invasivo se pueden operar los dos pies a la vez casi sin baja laboral y se pueden operar pacientes que se consideraban contraindicados para las técnicas convencionales por los riesgos y complicaciones de estas, como por ejemplo pacientes diabéticos, con marcapasos, enfermos del corazón o con insuficiencia circulatoria en las piernas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.