Todo sobre el blanqueamiento dental y sus riesgos

Canal: Salud Bucal
¿Cuáles son los riesgos de hacerse un blanqueamiento dental? Lo explica en este vídeo el odontólogo Iván Malagón.

El blanqueamiento dental es una técnica que consiste en conseguir que los dientes aparenten más blancos, pero hay que tener cuidado porque la realidad es que los dientes no son blancos. “Lo ideal sería hablar de aclaramiento dental ya que, como los dientes no son blancos, no sería ni natural ni bonito ponerse unos dientes blancos, su coloración habitual es más amarillenta o grisácea”, indica el odontólogo Iván Malagón.

Para conseguir el aclaramiento dental lo recomendable es empezar “limpiando lo que se conoce como tinciones extrínsecas, que son las manchas que se producen cuando fumamos o cuando bebemos café o té, ya que son sustancias que tiñen mucho los dientes”, señala el especialista que aclara que “una vez tenemos la superficie limpia y conseguimos llegar al color basal de los dientes entonces ya se puede aclarar el esmalte”.

El blanqueamiento ambultario

El esmalte es la capa más superficial del diente y es mucho más clara que la capa que está inmediatamente por debajo que es la dentina y es mucho más amarilla. “Si el esmalte es de mala calidad o muy fino es más fácil que se trasparente la dentina y que los dientes aparenten más amarillentos”, apunta Malagón.

Una solución para el aclaramiento dental es lo que se conoce como blanqueamiento ambulatorio, el especialista explica en qué consiste: “Hay que usar determinados productos que son ácidos para desmineralizar la superficie del esmalte, es decir, oxigenarla de la misma manera que lo hace una persona que se aclara el pelo usando agua oxigenada, en este caso también se usa peróxido de hidrógeno, que es agua oxigenada, o también peróxido de carbamida para hacer esta superficie más clarita”.

Riegos del blanqueamiento dental

Pero con este tipo de blanqueamiento hay que tener en cuenta ciertos riesgos, “al usar estos productos estamos aclarando la superficie del esmalte pero también se hace más porosa y, si la hacemos más porosa, es fácil que se esté dañando si el trabajo no se realiza por parte de un profesional que pueda aportar calidad en la práctica”, advierte el experto que añade que “hay que tener mucho cuidado con el uso de sustancias blanqueadoras que se venden por internet o en algunos centros de estética porque si el profesional que va a hacer el blanqueamiento no controla la dosis puede provocar que se dañe la superficie del diente o incluso se pueden llegar a quemar los tejidos blandos que rodean al diente, como puede ser la encía”.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Salud Bucal.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.