¿Qué hacer ante un niño que no come?

Canal: Pediatría
¿Cómo actuar frente al niño que no come? ¿Cuándo nos debemos preocupar por esta situación? Nos responde el pediatra Jesús Garrido.

“Mi hijo no come nada”. El pediatra Jesús Garrido explica que ha escuchado muchas veces esta frase en boca de padres preocupados, pero nunca es cierto. “Algo tiene que comer”, explica el pediatra. ¿Qué ocurre entonces? ¿Qué problema puede haber? El pediatra explica que en ocasiones no hay ningún problema más allá de las altas expectativas de los padres. “Creen que su hijo está comiendo poco, pero lo cierto es que no es así”, dice, y proporciona unas claves para saber que el niño lleva una alimentación correcta: “Lleva una dieta variada, no picotea en exceso, come a las horas de las comidas y sobre todo, tiene una buena evolución en cuanto al peso, la talla o el desarrollo”. En definitiva, nos encontramos ante un niño sano. “Lo único a lo que hay que esperar es a que los padres entiendan que el niño no necesita más de lo que ya está comiendo”.

Lo que sí es un problema es el niño que no come bien. “Estamos ante un niño que come siempre lo mismo, lleva una dieta pobre y sobretodo come a deshora”, dice Garrido. En muchas ocasiones, es un niño sano, con buen peso y desarrollo normal, pero “tarde o temprano, esa dieta restrictiva le causará problemas”, añade.

¿Qué hacer en estos casos? Garrido explica que los padres tiene para luchar contra este problema un buen aliado y un enemigo poderoso: el hambre y la pena. “La pena es contra lo que han de luchar, eso de cómo el niño tiene hambre le doy un yogur, o una galleta, o que beba un zumo”, comenta el especialista. Además, hace hincapié en que son precisamente este tipo de cosas las que comen los niños que no se alimentan bien: “Todo con un alto contenido en azúcar, lo que hace que, al subir la azúcar, el niño no tenga hambre”, explica.

Por eso, hay que aliarse con el hambre. “Es necesario decidir qué se ofrece, optar por una comida sana y poner sólo esa comida en la mesa. Y para bebe agua”, aconseja Garrido. Si el niño tiene hambre, lo comerá. “Ninguno se muere de hambre”, explica. El pediatra sabe que puede ser duro para los padres y que esta situación puede suponer un mal rato. “Pero hay que pensar que es lo mejor para el niño, se está actuando de una forma correcta y a largo plazo, porque los niños que comen mal de pequeños, suelen llevar una mala dieta el resto de su vida, lo que le puede causar problemas más graves”.

Más consejos sobre pediatría en nuestro canal de Youtube. Suscríbete.

 

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.