No quiere ir al colegio

¿Tu hijo no quiere ir al colegio? La psicóloga Isabel Menéndez Benavente nos aconseja analizar las causas y nos recomienda qué hacer en cada caso.

¿Tu hijo o hija dice que no quiere ir al colegio? Aunque preocupa bastante a los padres, es algo relativamente normal, tal y como explica la psicóloga Isabel Menéndez Benavente, que aconseja que lo primero es analizar por qué no quiere ir al colegio.

Determinar la causa es fundamental

Pueden ser muchas causas las que motiven que el niño proteste al acudir a la escuela, hay que buscar cuál es la que corresponde a cada caso. “En algunas ocasiones viene motivado por que el niño esté excesivamente apegado a sus padres, demasiado protegido y le suponga mucho esfuerzo la separación; que tenga problemas con el profesor, que sea un niño muy tímido o que tenga problemas con sus compañeros”, explica Menéndez Benavente, que añade que “en algunas ocasiones esto va más allá y puede ser que el niño esté sufriendo o haya sufrido acoso escolar”, algo que ya es más grave. En otros casos, el rechazo viene motivado por algo que se encuentra en el entorno del menor, pero no en la escuela; son cambios en casa, como que haya tenido un hermano, o que los padres se estén separando o el fallecimiento de algún familiar cercano.

Sea como sea, averiguar la causa es fundamental para saber cómo actuar. ¿Cómo lo manifiestan los niños? Lo más habitual cuando un pequeño no quiere ir al colegio es que tenga pataletas y llore, aunque en ocasiones también relatan dolor de barriga o de cabeza, o se pueden producir vomitos.

Algunos consejos para que tu hijo sí quiera ir al colegio

Los consejos para los padres pasan, según la psicóloga, por intentar “no dramatizar cuando se vea que no quiere ir al cole. Tampoco es positivo protegerlo mucho y no es recomendable dejar que se quede en casa a no ser que el niño se encuentre francamente mal.

Para hacerlo más llevadero, Menéndez Benavente aconseja seguir la técnica de la distracción: llevarle al colegio de la mano, dejar que lleve algún juguete que le entretenga por el camino… Y sobre todo, trabajar en casa para relacionar el colegio con algo bueno, con algo divertido. “Se trata de preguntar qué tal lo pasó en el colegio, en vez de lo que ha aprendido o los deberes. Preguntarle por el juego, los amigos. Que el niño sienta que ese sitio es un lugar seguro y positivo para él”, concluye.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría y sobre Familia e hijos en el canal Salud Emocional.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.