La ortodoncia, una cuestión que va más allá de la estética

Canal: Salud Bucal
Es mucha la gente que decide ponerse una ortodoncia por una cuestión de estética, sin embargo, hay más motivos para corregir la posición de nuestro dientes.

Es mucha la gente que decide ponerse una ortodoncia por una cuestión de estética, sin embargo, hay muchos más motivos para corregir la posición de nuestro dientes. “Cuando alineamos los dientes con ortodoncia, no solamente queremos dejarlos alineados y bonitos, el principal objetivo es hacer que funcionen adecuadamente”, comenta Iván Malagón. “Cuando masticamos el bolo alimenticio los dientes entran en contacto y si en ese contacto hay sobrecargas debido a que los dientes no están completamente alineados se produce una maloclusión”, explica el odontólogo. Esta maloclusiones lo que pueden provocar es que nuestra mordida no sea la correcta. “El diente se va a desgastar y erosionar, va a transmitir esas fuerzas a través del ligamento peridontal al hueso alveolar, el hueso alveolar se va a reabsorber y la encía se va a retraer”, aclara el especialista y puntualiza que “es importante señalar que las encías pueden estar retraídas, no por cepillarse con fuerza, más bien se trata de que se están transmitiendo sobrecargas durante la masticación”.

¿Qué podemos hacer si notamos que estamos con la encía retraída y que no mordemos bien? Pues hay tratamiento, “la solución para cuando esto ocurre no es ni empastar esa zona desgastada ni poner una férula para dormir, lo que hay que hacer es alinear los dientes para que las cargas se repartan a lo largo del eje mayor de cada diente”, señala Malagón.

Ortodoncia en adultos

Muchas personas piensan que por ser de cierta edad ya no pueden tratarse con la ortodoncia pero eso va a depender de la experiencia y la pericia del profesional, tal y como comenta el odontólogo Iván Malagón “todo el mundo es susceptible de ser tratado con ortodoncia, todos podemos beneficiarnos de alinear nuestros dientes, la cuestión es que el profesional tiene que saber individualizar las fuerzas que tiene que aplicar en magnitud y dirección para que el tejido no sufra tanto”.

Prevenir desde bebés

Al dentista hay que ir desde el momento en que aparece el primer diente, un bebé ya debería ir al dentista. “Como muy tarde, la primera revisión en el dentista debe ser en la etapa de dentición mixta primera fase, esto significa que es alrededor de los 6 años cuando debemos llevar a los hijos al dentista para que valore cómo está mordiendo nuestro niño”, explica el especialista, ya que no solo el hecho de que el niño tenga los dientes alineados es garantía de que tenga un boca saludable.

“Los dientes tienen que estar alineados y tienen que tener un engranaje correcto con la arcada antagonista para que funcionen adecuadamente”, aclara Malagón y pone un ejemplo “si un niño con 6, 7,  8 años tiene una mordida cruzada posterior o tiene una mordida abierta es por determinados hábitos que, en edad de crecimiento pueden paliarse, si no se tratan en esta edad entre los 6 y lo 12 años se puede provocar que esta maloclusión desarrolle una disarmonía esquelética y esto no se podría solucionar si no es con una cirugía a partir de los 18 años que supone un tratamiento muchísimo más agresivo”.

¡Suscríbete al canal de Salud Bucodental!

Descubre más artículos sobre Ortodoncia en el canal Salud Bucal.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.