¿Cómo debe ser el desarrollo del bebé?

Canal: Pediatría
¿Hay que seguir al pie de la letra lo esperado en el desarrollo del bebé mes a mes? El pediatra Jesús Garrido nos da su visión.

A todos los residentes de Pediatría cuando están haciendo la especialidad les explican que los niños mantiene la cabeza a los 3 meses, se sienta a los 6 meses, se ponen de pie a los 9 meses, y andan a los 12 meses. Esa regla que se le explica a casi todos los pediatras en formación es algo que ya todos los padres conocen porque tiene muchísima difusión. El problema viene cuando esa regla, que en realidad es solamente una forma de memorizar algo, acaba transformándose en algo que genera ansiedad en los padres.

“¿De verdad creéis que todos los niños mantienen la cabeza exactamente a los 3 meses, ni un día antes o después? ¿Se queda sentado justo a los 6 meses? Esas adquisiciones motoras que son las básicas, la fundamentales, ¿no es mucha casualidad que la naturaleza las haya puesto para que funcionen exactamente cada 3 meses del calendario gregoriano? Porque si viviéramos un país musulmán ya no encajarían”, apunta el pediatra Jesús Garrido. En realidad, esto, como otras muchas cosas que se dicen hablando de crianza y del desarrollo de los niños, son solamente reglas de memorización para que tengamos una idea aproximada de las cosas, pero el margen en el que un niño puede alcanzar de verdad ese nivel de desarrollo varía muchísimo de un niño a otro sin que exista ningún problema.

El especialista señala que “el hecho de que un niño con 3 meses no mantenga la cabeza no nos hace pensar inmediatamente en que hay un problema serio, nos hace pensar en que tenemos que seguir observándolo y, si lo hace antes de los 4, 5, 6 meses, no nos vamos a preocupar; es una situación normal en el desarrollo del bebé”.

Pasa lo mismo con los otros pasos de la adquisición motora. El más  llamativo suele ser el tema de andar porque empezamos a ver a otros niños de la misma edad que el nuestro y es algo muy llamativo. Los otros ya andan, algunos lo hacen con bastante agilidad y el nuestro todavía no se decide. “Hay niños que, por ejemplo, son mucho más prudentes y tienen la ventaja de que, al ser más prudentes, empiezan a andar más tarde pero también así evitan acabar teniendo marcas en la frente, la nariz, la barbilla… que son el parachoque oficial de un niño que empieza a andar. Así que no os preocupéis si la fecha se mueve un poquito, fijaros en el desarrollo general de vuestro hijo y así sabréis si de verdad si lo que está pasando es normal”, aclara el doctor.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.