Claves para tratar a los bebés de alta demanda

Canal: Pediatría
El pediatra Jesús Garrido explica en este vídeo las principales características de los conocidos como bebés de alta demanda.

No todas las personas somos iguales y lo mismo pasa con los niños, los hay más dormilones, unos que comen más, otros menos… “Cuando hablamos de bebés de alta demanda nos referimos a unos niños que se caracterizan por tener un desarrollo del cerebro más rápido de lo normal”, explica el pediatra Jesús Garrido. Igual que para crecer necesitamos comer, para desarrollar el cerebro necesitamos estímulos y en los bebés encontramos tres tipos de estímulos fundamentales:

  • Estímulos afectivos
  • Estímulos de los sentidos
  • Estímulos en movimiento

Cuando nosotros potenciamos cualquiera de estos estímulos estamos dándole al niño lo que él necesita como herramienta para que su cerebro se vaya desarrollando. Lo que ocurre con los bebés de alta demanda es que piden esos estímulos de forma constante. “Es común que duerman menos y que luego estén 4 horas sin parar, son niños que resultan agotadores, así los suelen definir los padres”, indica el especialista.

Además, es común que no paren de llorar, por eso también es frecuente que la reacción de la gente que los ve desde fuera sea la de decir a los padres que están malcriando al niño. Sin embargo, el pediatra asegura que estos niños no son así porque los estemos criando mal, asegura que “vienen así de fábrica, son diferentes y tienen unas necesidades diferentes y mejoran mucho cuando llegamos a entender que lo que están haciendo no es un capricho, es una necesidad”.

Estos bebés de alta demanda tienen un nivel de ansiedad altísimo y lo mejor que podemos hacer es ofrecerles los estímulos que reclaman lo antes posible. De esta manera en unos 2 o 3 meses se puede conseguir que su nivel de ansiedad disminuya.

Ante la pregunta de si este tipo de niños son hiperactivos el doctor asegura que no: “La realidad es que son niños muy activos pero que se concentran con mucha facilidad en lo que de verdad quieren, sus padres los definirían como niños muy cabezones que consiguen siempre lo que se proponen y su desarrollo va a ser muy diferente al de un niño hiperactivo porque van a conseguir siempre lo que quieren y, por el contrario, los niños hiperactivos saltan continuamente de una cosa a otra y nunca consigue nada”.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.