Cambios en la caca del bebé, ¿hay que preocuparse?

Canal: Pediatría
¿Has observado cambios en la caca del bebé? El pediatra Jesús Garrido nos ofrece una explicación muy clara para saber cuándo estos cambios pueden ser normales o hay que tratarlos.

Las cacas de los bebés y los gases son cosas que preocupan bastante a los padres, sobre todo, cuando las primeras cambian de color, de olor o de aspecto en general. Los padres comienzan a tener dudas sobre si estos cambios serán algo bueno o malo.

“Cuando un niño nace no tiene bichitos en su tripa porque ha estado metido en un medio estéril que era el útero de su madre”, explica el pediatra Jesús Garrido. Sin embargo, en cuanto el bebé sale fuera, empieza a tener contacto con todos los gérmenes que nos rodean y lo que ocurre es que unos empiezan a entrar y tienen capacidad para reproducirse dentro de la barriga del bebé y así pasan a forma parte de su flora intestinal.

La evolución del color de la caca en el bebé

La caca durante los primeros días de vida del bebé suele ser de color negro verdoso, es lo que se conoce como el meconio, este color verdoso es el color de la bilis. En el momento que empieza a entrar leche, la caca va adquiriendo un tono verde más claro. Y cuando empiezan a entrar los bichitos que digieren la bilis transforman ese color en amarillento, marrón, naranja… y, en función de los bichitos que haya, se va a ir modificando de una manera o de otra.

Hay algunos bichitos que no cambian para nada el color, y la caca del bebé sigue saliendo verde. Sin embargo, hay otros que sí la cambian transformando el color de la caca en amarillo, naranja o marrón. Para saber si estos cambios en la caca del bebé son buenos o malos hay que fijarse en si van a acompañados de sensación de malestar en el bebé. “Si está bien y no tiene molestias al comer, ni tiene mucha cantidad de gases y no llora más de lo habitual en él, no importa que vaya cambiando el color o la consistencia de la caca”, indica el pediatra.

Habría que preocuparse y pensar que los bichitos que han entrado no son de los buenos si en algún momento el bebé:

  • tiene más gases de lo habitual y son malolientes
  • el color de la caca cambia de forma radical
  • tiene más malestar, llora más y duerme peor

¿Y cómo se arregla una situación así? Pues poniendo en el bebé “bichitos de los buenos”. Hoy en día existen un montón de probióticos que se le pueden dar a los niños desde el nacimiento y que permiten controlar, de alguna forma, esa lotería en la que no se sabe si en el bebé entrarán los bichitos buenos o los malos.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.