Usan la picadura de abeja para tratar enfermedades reumáticas

Numerosos pacientes se están desplazando hasta el norte de Pekín, en China, para ser tratados en la Clínica de Abejas Kang Tai, que se ha hecho famosa en los últimos meses por tratar enfermedades musculoesqueléticas y reumáticas con picaduras de abejas vivas de una forma similar a la acupuntura.

Enfermedades y patologías relacionadas: Artritis reumatoide

Esta práctica era frecuente en la medicina tradicional china y en 2007 fue declarada una práctica legal después de demostrar que el pinchazo de estos insectos en ciertos puntos de presión del cuerpo resultaba efectivo para tratar enfermedades como artritis reumatoide, al igual que otras afecciones, gracias a la toxina que tienen en su aguijón.

“La terapia con abejas tiene un efecto obvio en pacientes con enfermedades de los huesos y las articulaciones”, explicó Wang Jing, médico de esta clínica donde cada día atienden con este método a unas 30 personas de media, casi medio centenar en los fines de semana.

Según aseguró este experto, este tratamiento depende principalmente del veneno de las abejas, que “puede ayudar a la circulación de la sangre, reducir la inflamación y aliviar el dolor”.

Las abejas usadas en el tratamiento son un híbrido de especies de Italia y el Golfo y están guardadas en las instalaciones de la clínica. Sus aguijones tienen 0,3 milímetros de largo, que contienen alrededor de 0,3 miligramos de toxinas que permiten su uso en la terapia.

Los especialistas utilizan pinzas para capturar a las abejas de la colmena y las colocan una a una en el punto de presión del área afectada por el dolor. De este modo, el insecto pica instintivamente a su “enemigo” y posteriormente muere. El aguijón luego permanece en el cuerpo durante varias horas, pero los pacientes aseguran que esto los ayuda a aliviar su malestar.

Los doctores, que reciben un entrenamiento estricto para aplicar esta terapia, deciden cuánto tiempo debe permanecer el aguijón en el cuerpo y cuántas abejas serán necesarias para el tratamiento aunque, como máximo, una persona sólo puede ser pinchada unas 100 veces y, como mínimo, cuatro o cinco.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.