Una esperanza para niños sordos

Los niños sordos menores de dos años sometidos a un implante coclear consiguen un desarrollo óptimo de la comprensión y expresión del lenguaje hasta el punto de mantener un comportamiento similar al de niños oyentes, así lo asegura el doctor Manuel Manrique, especialista del departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universitaria de Navarra.

Enfermedades y patologías relacionadas: Sordera

El implante coclear es un sistema capaz de recoger sonidos y transformarlos en impulsos eléctricos que llegan al nervio auditivo para producir sensación auditiva. Estos implantes están indicados para personas con sordera profunda (que necesitan estímulos sonoros superiores a 90 decibelios) y también con sordera severa (superiores a 80).

El doctor Manrique destaca la importancia de aplicar esta técnica en el momento adecuado, esto tiene especial trascendencia en los niños que nacen sordos, ya que un niño menor de dos años al que se le realiza un implante coclear es capaz de integrarse normalmente en la vida de un oyente tras cuatro o cinco años, “hablan como un oyente y no se podría distinguir si ese niño tiene una deficiencia auditiva”, señala el especialista.

La Clínica Universitaria de Navarra es un centro pionero en la colocación de este tipo de implantes, empezó a trabajar con ellos en 1989, cuando se realizó el primer implante coclear infantil a una niña de once años. En 1992 se implantó al primer niño de dos años de edad y actualmente se están implantando a niños entre diez y doce meses con unos resultados muy satisfactorios.

El niño más pequeño al que se ha realizado un implante de estas características tenía nueve meses. Según explica el doctor Manrique no se puede realizar con anterioridad por razones diagnósticas, ya que para obtener un diagnóstico de un niño tan pequeño que no puede colaborar se requieren varios meses de pruebas. Los resultados obtenidos con niños sometidos a esta intervención son satisfactorios en un 95 por ciento de casos, “siendo común la obtención de este éxito, siempre y cuando no existan otros procesos asociados a la sordera como es el caso de una enfermedad neurológica”, explica el doctor Manrique.

Desde hace un año además se están realizando implantes cocleares en los dos oídos, lo que mejora todavía más la calidad auditiva. “A través de los dos oídos podemos localizar los sonidos, mejora la audición en ambientes de ruido y desaparece el efecto de sombra en la cabeza”, afirma el especialista de la Clínica Universitaria de Navarra. Además, existen ciertas implicaciones en términos de plasticidad neuronal auditiva en los que los implantes bilaterales pueden ser muy eficaces.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.