Un sujetador para cada mujer

La mayoría de mujeres de España no saben cuál es su talla exacta de sujetador, de ahí que casi cuatro de cada diez no utilice la talla adecuada, ha advertido recientemente el responsable de Belcor Pharma, Francesc Puertas, en el marco de una interesante ponencia sobre Mitos y leyendas de esta prenda femenina, organizada recientemente por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Enfermedades y patologías relacionadas: Dolor, Dolor de espalda, General

No llevar el sujetador adecuado puede acarrearnos muchos problemas de salud. Por ejemplo, “que el aro pinche puede producirnos problemas cutáneos y bultos de grasa”, advierte el responsable de Belcor Pharma, Francesc Puertas. Otros problemas frecuentes son, según especialistas, “los dolores de espalda, cefaleas y deformaciones posturales, entre otras”. De hecho, según datos la AECC, tres de cada diez consultas médicas por dolores en las mamas, durezas o marcas en la piel, tienen su origen en el uso de un sujetador inadecuado.

Además, hasta un 80 por ciento de las mujeres españolas padecen algún tipo de patología mamaria a lo largo de su vida “por llevar un sujetador que no se adapta a las características de sus senos”, destaca Puertas. Y este tipo de dolencias, a pesar de ser mucho “más comunes” que el cáncer de mama, en algunos casos “no llegan a tratarse nunca”, lamenta Huertas.

¡No te equivoques! Los errores más frecuentes

A la hora de comprar un sujetador, las españolas “suelen equivocarse porque se dejan llevar por motivos estéticos más que por lo adecuado que sea para sus senos”. Así, “prefieren un diseño bonito a la comodidad, uno de los grandes errores”, advierte este especialista. “Piensan que esta prenda no es cómoda de por sí y se conforman con llevar esta ´incomodidad´ día tras día”.

Otro de los errores más frecuentes es “comprar un sujetador de una talla o copa inadecuada y no saber cuál es la utilidad real del patronaje del sujetador”. Esto se debe, en palabras de este especialista, “a la falta de información y el desconocimiento real que existe de los riesgos, tanto por parte de las mujeres como de la industria”. ¿La prueba? La cantidad de mujeres que siguen acudiendo al médico con problemas derivados de un sujetador incómodo e inadecuado.

Para poner remedio a este desconocimiento, Francesc Puertas insiste en la necesidad de que “la industria textil tenga en cuenta la información que los médicos proporcionan, con el fin de investigar nuevas piezas, formas y conceptos que permitan mejorar la calidad de vida de las mujeres, sobre todo de aquellas con unas necesidades particulares de sujetador, por ciertas patologías o formas y tamaños de pechos especiales”.

Elegir bien, para estar mejor

Saber escoger un sujetador adecuado puede ahorrarnos innumerables problemas. Para hacerlo bien, éstos son los consejos del especialista:

-Debemos saber con total exactitud cuál es la talla y copa más adecuada a nuestros pechos.

-Antes de comprar, hay que calcular bien la medida que se tiene debajo del pecho y la medida del contorno. Si no sabemos hacerlo, preguntar al ginecólogo o a una persona especializada en sujetadores.

-Elegir siempre comodidad a un diseño bonito.

Un siglo de sujetador

-La prenda íntima más preciada por hombres y mujeres es ya centenaria. Desde su invención en 1907 por Pierre Poiret todas las féminas del planeta han caído rendidas ante ésta, dejando relegado el incomodo corsé. Arma de seducción a veces, o símbolo de la liberación femenina otras, la prenda no deja indiferente

-Aunque una prenda similar se utilizaba desde hace siglos, el sujetador -como lo conocemos hoy- no fue patentado hasta noviembre de 1914 por María Phelps Jacob, una diseñadora que consiguió destronar el corsé de los armarios femeninos.

-Sin embargo, fue el director de cine Howard Hugues quien popularizó su uso en la película El Forajido (1941). Con esta prenda, la actriz Jane Russell lucía unos pechos puntiagudos, forma que consiguió Hugues gracias a la ayuda de un ingeniero aeronáutico.

-En 1967 se lanzó la primera campaña televisiva publicitando este elemento, aunque no fue hasta finales de los 80 cuando se incorporó el encaje elástico a éstos.

-En 2000 se inventa el “air bra”, rellenos de aire para aumentar el volumen de los senos.

-El avance tecnológico hace posible que ya existan sujetadores inteligentes, como el de “Numetrex”, que incorpora una válvula que toma el pulso de los latidos del corazón o el “Night Bra” que previene las arrugas del escote.

-Aunque estos no son los más caros, la prestigiosa firma estadounidense Victoria”s Secret lanzó el modelo “The Hearts on fire diamond fantasy bra”, con 2000 diamantes en su haber (800 kilates en total) que se cierra con la ayuda de un broche también de diamantes de 10 kilates. El capricho asciende a 6,5 millones de dólares. ¿Habrá alguien que se lo pueda permitir?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.