Un nuevo sistema de visión artificial permite recuperar cierta visión a los ciegos

Un equipo de ingenieros biomédicos de Nueva York ha desarrollado un sistema de visión artificial que permite a los ciegos una cierta visión mediante la conexión de una minicámara de televisión y unos electrodos implantados en el cerebro. Este sistema, denominado el Ojo de Dobelle, hasta ahora sólo se ha implantado en un paciente, Jerry, de 62 años, que perdió la vista cuando tenía 36 años por un golpe en la cabeza.

Enfermedades y patologías relacionadas: Ceguera

El sistema de visión artificial, desarrollado por el Dobelle Institute de Nueva York, consiste en una minicámara de televisión y un sensor de distancia por ultrasonidos (ambos montados en unas gafas) y en unos implantes cerebrales que reciben las imágenes captadas y procesadas por un ordenador. La cámara y los sensores de las gafas se conectan a través de un cable con un miniordenador, que el paciente lleva en la cintura. El ordenador, después de procesar las señales de vídeo y de distancia, acciona una segunda microcomputadora que transmite la señal a los 68 electrodos de platino que han sido implantados en la superficie del cerebro, el córtex visual, el que normalmente recibe y procesa la información de los ojos.

Con el nuevo sistema de visión artificial, Jerry, después de aprender a utilizar el sistema es capaz, por ejemplo, de leer letras de cinco centímetros a una distancia de un metro y medio, lo que representa una agudeza visual de 20 entre 400. Este sistema de visión artificial “representa el trabajo de más de 330 científicos, ingenieros y médicos que han contribuido a varios aspectos del proyecto”, asegura el Dr. William H. Dobelle, fundador del Dobelle Institute.

“El desarrollo de un ojo artifical que permite al ciego “ver” hace realidad una predicción hecha por Benjamin Franklin cuando anunció el descubrimiento de la electricidad en 1751″, comenta el Dr. William H. Dobelle. Según los creadores del Ojo de Dobelle, el principal logro es que el sistema de visión artificial permite a los ciegos poder distinguir las formas de los objetos y orientarse entre ellas, ya que el invento no tiene como objetivo que los ciegos puedan leer, sino que vean lo suficiente como para poder desplazarse. En un futuro, sustituyendo la minicámara de televisión por una interfaz electrónica especial, el paciente podrá aprender a ver la televisión o a usar Internet.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.