Un 30% de las operaciones de estética es por motivos laborales

De todas las intervenciones, el área facial (nariz, párpados, orejas, lifting, etc.) es la parte del cuerpo más demandada, seguida de la cirugía mamaria.

Enfermedades y patologías relacionadas: General

El laboral es, según los pacientes encuestados, el segundo ámbito donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto que conlleva una intervención de cirugía estética. Esta es una de las conclusiones principales de una encuesta realizada por la Sociedad Catalana de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SCCPRE) a pacientes de más de un centenar de cirujanos plásticos de toda Cataluña asociados a la entidad. Los encuestados son personas que acuden a la consulta por primera vez o para un nuevo tratamiento.

Los resultados obtenidos muestran que, aunque la satisfacción personal sigue siendo el motivo fundamental para someterse a una operación de cirugía estética, un 30% de los encuestados considera que el trabajo es donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto tras la intervención, por delante de las relaciones íntimas (13%) y sociales (5%). Del mismo modo, el entorno laboral es, para el 22% de los pacientes, lo que les ha animado definitivamente a operarse, con una influencia superior a la de los familiares o amigos (17%). La encuesta muestra que la pareja tiene muy poco grado de influencia (menos del 1%) en el momento de tomar decisiones en este sentido.

La zona facial como prioritaria

Un 62% de los pacientes encuestados acuden a las consultas de médicos catalanes especializados en cirugía plástica reparadora y estética con el objetivo de conseguir un cambio en el área facial (nariz, párpados, orejas, lifting, etc.). La cirugía mamaria (aumento o reducción) ocupa el segundo lugar de la clasificación (21%), seguida del contorno corporal y abdomen (19%).

La encuesta reafirma la idea de que las mujeres se preocupan más por su aspecto físico que los hombres (solo un 5% de las visitas) y el rango de edad donde se solicitan más intervenciones de cirugía estética es de los 45 a los 60 años. Se observa, también, que, de los datos extraídos de este rango de edad, el 65% se han sometido a intervenciones de cirugía estética más de una vez y, por lo tanto, son pacientes recurrentes.

El precio por delante del miedo a la intervención o el estado de las instalaciones

El precio es el segundo motivo para no realizarse una operación de cirugía estética, después del miedo a no lograr el resultado esperado, que es la preocupación primordial para el 45% de las personas encuestadas. El factor precio se sitúa, por lo tanto, por delante del miedo a la operación en si misma (18%) o el estado adecuado de las instalaciones. Este último factor solo es la prioridad para un 2% de los pacientes.

El doctor Carlos Liébana, presidente de la SCCPRE, se muestra preocupado por esta situación, “donde la crisis económica ha conllevado que el precio de las intervenciones sea uno de los aspectos más valorados por los ciudadanos, hecho que potencia que, hoy en día, se ofrezcan soluciones estéticas milagrosas a bajo coste en multitud de establecimientos, que, muchas veces, no reúnen las condiciones de seguridad e higiene adecuadas”.

Otro resultado de la encuesta es que la mayoría de los encuestados afirma que ha accedido a la consulta del especialista a partir de recomendaciones de personas de su entorno, un 11%, a través de la publicidad y de Internet, y solo un 1%, después de consultar asociaciones/sociedades de cirujanos plásticos reparadores y estéticos. En este sentido, Liébana insiste en que “es básico que los pacientes tengan plena conciencia que se trata de una intervención quirúrgica y que debe realizarse con todas las garantías. Por lo tanto, es necesario dirigirse a médicos acreditados con el título de especialista en cirugía plástica reparadora y estética, ya que son los que tienen un conocimiento adecuado de las técnicas empleadas”.

Aunque el precio es uno de los principales condicionantes para el usuario en el momento de someterse a una intervención y el boca-oreja la principal vía para acceder al médico, la encuesta muestra que “un 65% de los pacientes sabían, antes de dirigirse a la consulta del especialista, que este era miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica Reparadora y Estética, hecho que le avala profesional y científicamente. “Este dato es muy positivo ya que indica que, poco a poco, la gente va tomando conciencia de que las intervenciones de estética no están exentas de riesgo y que es necesario ponerse en manos de profesionales calificados si se quiere garantizar la mejor asistencia”, afirma Liébana.

Mayor conciencia después de los implantes PIP

Un 85% de los pacientes encuestados considera que, a raíz de los problemas derivados de los implantes mamarios defectuosos de la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP), la población ha tomado más conciencia sobre la importancia de este tipo de intervenciones. Esta tendencia también se confirma por parte de los profesionales: “Los médicos especialistas hemos detectado que, después de la polémica de las PIP, la gente se realiza más revisiones periódicas y solicita toda la información necesaria sobre el producto y la intervención, cosa que anteriormente, muchas veces, pasaba por alto”, asegura Carlos Liébana.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.