Tu corazón no se va de vacaciones

Una hidratación correcta es fundamental para mantener una buena salud cardiovascular durante la época estival. Las elevadas temperaturas, la exposición al sol y el exceso de calor pueden producir un descenso de la tensión arterial con episodios de mareo e incluso pérdidas de conocimiento.

A pesar de que tradicionalmente las enfermedades cardiovasculares se han relacionado con el frío y el invierno, “las altas temperaturas también pueden resultar peligrosas para los pacientes con patologías cardiovasculares”, tal y como afirma la Dra. Carmen de Pablo, presidenta de la Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), quien alerta que en los meses de verano, cuando persisten las altas temperaturas durante varios días, los pacientes con patología cardiovascular pueden sufrir descompensaciones en su enfermedad.

El principal motivo de la descompensación como consecuencia del calor “radica en las alteraciones de la termorregulación corporal, ya que el organismo pierde calor mediante el sudor y la vasodilatación de los vasos sanguíneos periféricos”, señala la Dra. de Pablo. La vasodilatación excesiva puede producir un descenso de la tensión arterial con episodios de mareos e incluso de síncopes -pérdida transitoria de la conciencia-. “Los cardiópatas tienen más probabilidades, como consecuencia de su enfermedad y de la medicación, de sufrir un descenso de la tensión arterial”, matiza.

Por todo ello, los pacientes con patología cardiovascular deben extremar las medidas preventivas durante los meses de varano, donde las temperaturas alcanzan cifras máximas.

Por otra parte, los expertos recomiendan hacer especial hincapié en “la hidratación, bebiendo líquido en abundancia; también es recomendable ingerir alimentos con alto contenido en agua, como frutas y verduras”, señala la Dra. Nieves Tarín, editora asociada de la revista Corazón y Salud y miembro de la Fundación Española del Corazón.

“El líquido más sano y beneficioso para la salud cardiovascular es el agua con bajo contenido en sodio -apunta la Dra. Tarín- así como los zumos de frutas y las bebidas isotónicas tras la práctica de deporte. Sin embargo, los refrescos con gas y la bebidas alcohólicas deben ser evitadas por los pacientes con cardiopatías”.

Recomendaciones

En líneas generales, estos serían los consejos desde la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón para mantener nuestro corazón sano durante los meses de verano:

- Mantenerse hidratado para compensar la pérdida causada por el sudor. Especial cuidado deben tener los pacientes con insuficiencia cardíaca, ya que deben vigilar su peso para evitar retener líquido y que se produzca una descompensación.

- Mantener una dieta sana, rica en frutas y verduras, controlando la ingesta de sal, grasas y azúcares. Los excesos dietéticos durante estos meses son una de las principales causas de ingreso hospitalario por descompensación de una cardiopatía.

- Continuar realizando el ejercicio físico recomendado, evitando las horas de más calor y aprovechando la primera hora de la mañana y la última de la tarde.

- Continuar tomando la medicación recomendada por el cardiólogo y tratar de que el cambio de rutina y de horario (en casos de desplazamientos al extranjero) no impida que se realice correctamente.

- Viajar con el informe médico en el que se especifica el diagnóstico de la enfermedad que padece.

- A la hora de viajar, no debe permanecer mucho tiempo inmóvil. Si el viaje es en coche, los expertos recomiendan hacer paradas periódicas, sobre todo si se conduce. Para los viajes en avión o en tren es aconsejable llevar ropa cómoda y caminar para estirar las piernas periódicamente -para evitar la formación de edemas y trombosis-.

- Evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que pueden provocar alteraciones en las personas con enfermedades cardiovasculares.

- Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y optar por el agua y los zumos de frutas naturales.

- Durante las horas centrales del día de 12 a 16 horas se debe evitar la exposición solar, asimismo el uso de protección solar debe convertirse en un hábito para toda la población, especialmente para las personas mayores y los niños.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.