¿Triste después del parto?

Un equipo de la unidad de Psiquiatría y Psicología de la mujer del Hospital de Barcelona está trabajando en un estudio que ha confirmado la depresión postparto (DPP) como un trastorno frecuente que afecta al diez por ciento de las mujeres durante el puerperio, es decir, el tiempo que transcurre desde el parto hasta la recuperación de los cambios gestacionales. Esta etapa dura aproximadamente unos 40 días y en este tiempo la mujer vuelve a la situación anterior al embarazo.

Enfermedades y patologías relacionadas: Depresión

La depresión postparto es un trastorno que puede llegar a cronificarse si no se trata de forma adecuada y el problema en muchos casos es que es una enfermedad difícil de reconocer y diagnosticar. Justamente es en la línea de la prevención y el diagnóstico precoz en la que está trabajando el equipo de la doctora García Esteve, de la Unidad de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínico. Hasta hace pocos años, los estudios sobre la salud de la mujer habían recibido escasa atención y si hablamos de la salud mental y el período gestacional, esta atención aún había sido más insuficiente. Este grupo de expertos están estudiando la forma de mejorar la detección precoz de la depresión postparto, así como su seguimiento y tratamiento, para evitar las secuelas que de ella se puedan derivar, tanto para la madre como para el bebé.

Se considera depresión postparto aquel estado en el que la mujer experimenta, durante el mes siguiente a dar a luz, un estado de ánimo triste y una disminución del interés y de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades. Además, también se pueden presentar otros síntomas como son el trastorno del sueño, del apetito, de la atención y la concentración, de la memoria, del estado psicomotor, la sensación de fatiga, los sentimientos de culpa, el miedo a hacer daño al recién nacido o incluso la ideación suicida.

Según algunos estudios realizados recientemente, existen diferencias claras de género en la prevalencia de trastornos psiquiátricos y son las mujeres más vulnerables a la hora de sufrir trastornos afectivos, sobre todo, depresivos. El rango de mayor riesgo se sitúa entre los 25 y 45 años, siendo más susceptibles de sufrir estos trastornos las mujeres en edad fértil y con hijos menores de tres años a su cargo. Estudios anteriores ya confirmaron que el embarazo y el postparto son períodos de riesgo para el desarrollo y/o recurrencia de ciertos estados psicopatológicos.

La detección precoz de este síndrome no sólo es importante para el éxito del tratamiento de la mujer afectada, sino también para la prevención de posibles efectos en el desarrollo emocional y cognitivo del bebé. Los estudios que se están realizando actualmente se centran en los riesgos de que el niño sufra futuras psicopatologías debido al síndrome de DPP de su madre.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.