Tras el cáncer empieza la batalla laboral

Canal: Cáncer

Tres de cada diez supervivientes de cáncer se ha sentido discriminado o perjudicado en el trabajo a causa de la enfermedad. Un 12 por ciento ha perdido su empleo y hasta un 13 por ciento ha tenido problemas en su reincorporación laboral.

Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer, General, Esclerosis múltiple, General

Estos son algunos de los datos del 1º estudio nacional, presentado este martes por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), que recoge la situación de estos pacientes tras superar la enfermedad.

Durante su presentación, con motivo de la celebración este domingo del primer Día Nacional del Superviviente de Cáncer, el presidente del Foro Español de Pacientes (FEP), el doctor Albert Jovell, ha destacado precisamente que el “estigma” que rodea al cáncer es “brutal” en todos los ámbitos, pero especialmente en el laboral.

En España la situación de estos supervivientes, que se estima superan el 1,5 millón de personas, es “demencial”, ya que “muchos pacientes con cáncer podían tener trabajos parciales”, el problema, a su juicio, “es que con el 22 por ciento del paro en España o se está 40 horas trabajando o no se trabaja”.

El informe destaca que al 10 por ciento la enfermedad les ha afectado de tal modo que no pueden trabajar de la misma manera que lo hacían antes o les ha imposibilitado desarrollar una jornada completa de trabajo; y, al menos, uno de cada 10 confirmó haber sufrido una reducción del sueldo o que la enfermedad ha constituido un obstáculo en la promoción profesional.

A la denuncia de los pacientes se ha sumado la que viven los familiares también discriminados en el trabajo por la falta de disponibilidad de los tratamientos dentro del el Sistema Nacional de Salud (SNS). “Sería conveniente que sistema sanitario fuera hábil en atender estas necesidades y saber cómo programar estos tratamientos y pruebas para no levantar sospechar”, ha explicado Jovell.

“El paciente con cáncer aporta al lugar de trabajo una cosa muy buena que es que sabe cómo luchar contra la adversidad; eso les hace seguramente mucho más útiles en muchos lugares de trabajo que a muchas otras personas”, ha añadido.

El informe trata de demostrar que sobrevivir al cáncer tiene unas implicaciones que van más allá de las secuelas que la enfermedad o el tratamiento puede dejar en el enfermo. Así, se ha evaluado además de los problemas laborales y económicos, otros problemas como los psicológicos, las alteraciones emocionales y las secuelas físicas, que demuestran que “nunca se supera un cáncer”.

El estudio, que cuenta con el aval científico del Foro Español de Pacientes (FEP), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO), la Sociedad Española de Psicooncología (SEPO) y el Instituto Global de Salud Pública y Política Sanitaria de la Universitat Internacional de Catalunya, propone en sus conclusiones diversas necesidades que deben ser aplicadas por las Administraciones sanitarias.

Al respecto Jovell destaca que el trabajo que se realice ahora servirá para que los futuros enfermos no se encuentren tan desatendidos y, así, estos pacientes, “puedan volver a su vida cotidiana, que es lo que quieren, que el cáncer interfiera lo menos posible”. Por tanto, ha añadido, “todos tenemos que hacer que el paciente vuelva a su vida cotidiana”, más teniendo en cuenta que “esta es una enfermedad que va a afectar de una manera directa o indirectamente a todos”.

El 60 por ciento tiene miedo a la recaída

Para 6 de cada 10 participantes, el miedo a la recaída es el mayor problema a nivel emocional tras finalizado los tratamientos, mientras que más de la mitad de los encuestados (53%) declararon padecer angustia, ansiedad y preocupación. El 33 por ciento de los encuestados mencionó además preocupaciones relativas a los cambios en el aspecto físicos.

Asimismo, 3 de cada 10 han tenido dificultades en las relaciones sexuales (33%) y alrededor del 20 por ciento ha declarado tener problemas de pareja o de ruptura de la relación afectiva durante o después de los tratamientos.

Del mismo modo, se han cuantificado las secuelas físicas. Así, se observa que para 6 de cada 10 encuestados (64%) la pérdida de energía y el cansancio es el mayor de los problemas. Otra de las dificultades se ha detectado en el área de la sexualidad, que afecta al 40 por ciento de los participantes, mientras que alrededor de 3 de cada 10 encuestados presentan problemas en la micción, de pérdida de memoria y concentración, así como dificultades para caminar o desplazarse.

“Ser superviviente de cáncer tiene un coste psicológico muy importante”, ha explicado Jovell, para quien “ser superviviente es un acto de generosidad”, si se tiene en cuenta que “los tratamientos tienen consecuencias y todo esto es una lección que se aplicará a los pacientes que vienen después”. Sin embargo, denuncia, las secuelas psicológicas “son bastante ignoradas por parte del sistema, no sólo del sanitario”.

Ante la situación de estos pacientes, según señala la presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), Begoña Barragán, se hacia necesario este estudio que pone de manifiesto que “los pacientes necesitan atención no sólo durante, sino también después de los tratamientos”. “Queremos que la sociedad conozca las dificultades a las que nos enfrentamos y que se atiendan las necesidades que éstas generan”, ha añadido.

Para ello el informe propone el desarrollo de un Plan de Seguimiento de cuidados, así como un teléfono de atención a estos pacientes. En los que respectan al plan, sería importante que éste incluya un resumen del itinerario clínico: diagnóstico, tipos de tratamientos, resultados de los tratamientos, secuelas (temporales y/o permanentes y su tratamiento), recaída y sus complicaciones, entre otros.

Asimismo, piden una valoración de la situación social, laboral, psicológica, familiar y de pareja; un asesoramiento por parte de profesionales de psico-oncología y trabajo social; y planes de cuidados individualizados y acceso a programas de rehabilitación.

Precisamente, el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) el doctor Juan Jesús Cruz, presente en el acto ha anunciado que está ultimando un Plan Integral para la Atención a los pacientes con cáncer, que en breve espera presentar a las Autoridades sanitarias.

Día Nacional del superviviente

El próximo domingo, 3 de Junio, se celebra en España el primer Día Nacional del Superviviente de Cáncer, una iniciativa que sigue la línea de la ‘National Cancer Survivors Day Foundation’, que lleva veinticinco años conmemorando este día en EEUU.

Para Jovell es importante la celebración de este día, ya que con el se pretende “situar al otro, al que no piensa que va a padecer la enfermedad, en la situación del enfermo”.

Para ello GEPAC ha organizado una suelta de 1.500 globos morados, el color que representa a los supervivientes de cáncer, que se realizará a las 11.30 horas frente al Hard Rock Cafe de Madrid. Este día los supervivientes escribirán los mensajes que quieren trasladar a la sociedad y los atarán a los globos que posteriormente se soltarán. Además, Barragán leerá un manifiesto para solicitar la atención a las necesidades de este colectivo.

Asimismo, se ha puesto en marcha varias cuñas publicitarias de radio y ‘spots’ publicitarios, y se ha habilitado una web específica ‘www.gepac.es/supervivientes’, que cuenta con el apoyo de Sanofi, que donará 1 euro por cada ‘click’ en la pestaña de ‘colabora’ que se encuentra en la página. Además, con el ‘hastag’ #supervivientescancer’, se pretenden movilizar a las redes sociales a través del Twitter.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.