Tomar café reduce la somnolencia, el tiempo de reacción y las salidas de la carretera de los conductores

El consumo de café potencia los beneficios del descanso para la conducción.

Happy woman having coffee looking away in thought

Un estudio de la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y el Instituto de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia demuestra que el consumo de café potencia los beneficios del descanso para la conducción, ya que reduce la somnolencia, el tiempo de reacción y las salidas de la carretera.

En concreto, se ha visto que tomarse una o dos tazas de café tras dos horas al volante reduce en un 36,3 por ciento el número de pisadas de las líneas de la calzada, hasta un 25 por ciento la sensación de sueño y en un 7,7 por ciento el tiempo de reacción en caso de accidente cuando se vuelve a la carretera.

El trabajo, promovido por la Federación Española del Café (FEC), contó con un total de 34 participantes de 25 a 65 años con más de 2 años de carnet de conducir y consumidores habituales de café, una muestra “suficiente” para un estudio de estas características, según ha reconocido Luis Montoro, presidente de Fesvial.

Sobre todo, ha explicado, porque fueron seleccionados de un total de 300 candidatos que se sometieron a unos “rígidos” criterios de exclusión para descartar que pudieran presentar problemas de sueño o consumieran drogas o fármacos que condicionarán sus capacidades al volante.

Todos los participantes se sometieron tres sesiones de dos horas de conducción seguidas de un descanso de 45 minutos en el que, en cada caso, tomaron café (unos 150 miligramos de cafeína, el equivalente a una o dos tazas), un preparado de café descafeinado o se les invitaba a dormir una siesta. Tras este descanso, volvían a conducir durante otras dos horas.

En todos los periodos de conducción, antes y después del descanso, se midió el tiempo medio de reacción, las pisadas de la línea de la calzada, la fatiga autoinformada, la somnolencia subjetiva y movimientos indicadores de cansancio.

De este modo, los resultados muestran como el consumo de café mejoraba todas estas variables en comparación con el café descafeinado y el descanso con siesta. Así, tras el café se pasó de una media de 41,5 a 26,4 pisadas en las líneas de la calzada, mientras que tras la siesta apenas se pasaba de 40,1 a 36,2 pisadas.

UNA MEDIA HORA EN HACER EFECTO

El presidente de Fesvial ha destacado que el café comienza a hacer efecto unos 20-30 minutos después de la ingesta y sus beneficios para combatir la somnolencia pueden durar hasta 5 horas. No obstante, se sigue recomendando descansar después de dos horas al volante.

Además, la clave de estos beneficios del café parecen estar en la cafeína ante las diferencias encontradas en el estudio con el consumo de café descafeinado.

No obstante, ha añadido Juan Camín, presidente de la FEC, se trata de una bebida que tiene “múltiples componentes además de la cafeína, que está presente de forma natural, que también podrían ser los responsables de estos efectos beneficiosos”, por lo que desconocen si otras bebidas con cafeína podrían conseguir los mismos resultados.

“El estudio se ha limitado al café, no sabemos qué pasaría con otras bebidas. Pero sabemos por ejemplo que el gas no es lo más recomendable para la conducción, puede producir hinchazón”, ha apostillado Montoro.

SIN DESCANSO, TOMAR CAFÉ NO SIRVE

Asimismo, Montoro ha insistido en que “si no hay descanso, tomar café no va a tener gran utilidad y va a tener un efecto puntual pero no va a ser la solución ante un problema al volante”.

El estudio ha contado con el apoyo en la presentación de la Dirección General de Tráfico (DGT) con la presencia de su directora, María Seguí, que ha reconocido que el estudio no cuestiona ni invalida la necesidad del descanso, sino que muestra como el café “puede potenciar sus efectos positivos”.

Además, ha insistido en que “no hay café ni descanso que borre o elimine el daño que la ingesta de un porro, la ralla de cocaína o cualquier sustancia nociva pueda producir”.

“Hay una gran cantidad de personas que, por sus hábitos de vida, están ingiriendo alcohol, drogas ilegales o fármacos en dosis excesivas que bloquean y dificultan su capacidad cognitiva y su capacidad de reacción y conducción”, según Seguí, recordando que sólo un 10 por ciento de los candidatos pudieron participar finalmente en el estudio.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Nutrición.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.