Toma el sol con moderación este verano

La Asociación Española Contra el Cáncer junto con el Ministerio de Sanidad y Consumo acaba de poner en marcha la campaña Deja de hacer el gamba: protege tu piel, para informar de la importancia de proteger correctamente nuestra piel del sol.

Enfermedades y patologías relacionadas: Quemaduras

Cada año se registran unos 160.000 nuevos casos de cáncer de piel de tipo melanoma en el mundo, de los cuales 40.000 son mortales, según los últimos datos de la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer. En el caso de España, sólo en el 2004, 761 personas fallecieron a causa de este tumor maligno, la mayor parte de las cuales “por una inadecuada exposición a las radiaciones solares”, reconoce la doctora Graciela García, asesora técnica de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Pensar que donde hay moreno hay belleza es un concepto que los dermatólogos quieren enterrar. Y por ello resaltan los peligros para nuestra salud que supone una exposición excesiva o inadecuada al sol.

Decálogo para tomar el sol de forma saludable

1. Evita la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 h). Y evitar la exposición a cualquier hora de niños menores de tres años, advierte la oncóloga.

2. Utiliza barreras físicas para que el sol no llegue a la piel: sombrillas, sombreros de ala ancha para proteger también el cuello y las orejas, camisetas. “Para evitar al máximo que las radiaciones solares nocivas lleguen a nuestra piel”, justifica la especialista de la AECC.

3. Aplícate un fotoprotector solar con filtros de protección UVA y UVB adecuado a tu fototipo, en la cantidad adecuada, antes de salir de casa, sobre la piel bien seca y 30 minutos antes de exponerte al sol, y después de cada baño o cada dos horas.

4. Usa gafas de sol que absorban el 100 por cien de las radiaciones ultravioleta. La doctora Graciela García recuerda que son necesarias para que las radiaciones ultravioletas no lleguen al cristalino, ya que puede provocar cataratas, enfermedad causante del 20 por ciento de cegueras en el mundo.

5. Debes protegerte exactamente igual tanto si hace sol como si está nublado.

6. Las lámparas UVA y las camas bronceadoras no protegen de las radiaciones solares y son igualmente perjudiciales para la piel y los ojos. No se aconseja su uso en niños y adolescentes, y en general “con fines estéticos”, recuerda la doctora. Y es que, “diez minutos de sesión equivalen a varias horas expuestos al sol, es decir, que estamos recibiendo radiaciones de forma concentrada que pueden lesionar la piel”.

7. Bebe abundante agua para evitar la deshidratación.

8. En el caso de los niños hay que ser especialmente cuidadoso: Aunque la luz solar es beneficiosa para su desarrollo, si el niño tiene menos de tres años debes evitar su exposición directa al sol. En niños mayores y adolescentes, es necesario seguir las medidas previamente recomendadas y enseñarles a protegerse de las radiaciones solares a medida que van creciendo y se hacen independientes.

9. Cuanto más bajo sea tu fototipo, mayor tiene que ser el filtro o factor de protección solar (FPS) que utilices.

10. Acude a tu dermatólogo si aprecias una lesión nueva y que no cura en la piel, especialmente si es diferente a otras que ya tengas, o cambios en un lunar que ya se tenía.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.