Todo lo que debes saber sobre el marcapasos

Canal: Corazón

El marcapasos es un aparato eléctrico utilizado por personas que sufren problemas de corazón. Explicamos todos los detalles sobre su colocación.

pacemaker-1943662_1920

El marcapasos es un aparato eléctrico del tamaño de una batería, que está fabricado como si de un pequeño ordenador se tratase debido a que es capaz de mantener el latido del corazón cuando fallan los mecanismos que marcan el ritmo cardíaco. Por ejemplo: el marcapasos detecta los latidos del corazón y emite pequeñas descargas eléctricas que hacen latir el corazón cuando sus impulsos son demasiado lentos o se paran.

¿Cómo es un marcapasos?

Un marcapasos se compone de dos partes:

  • Generador: es un pequeño dispositivo, como el tamaño de una batería, con unos cuatro centímetros de diámetro y pocos milímetros de grosor. Contiene un circuito eléctrico y una pila que suministra la energía. Además, emite las descargas necesarias para mantener el ritmo cardíaco deseado.
  • Electrodos: son los cables que se conectan al generador y llegan hasta las cavidades del corazón. Pueden percibir los latidos propios cardíacos y transmitir las descargas producidas por el generador.

¿Cómo y dónde se coloca un marcapasos?

La colocación de un marcapasos se realiza mediante una pequeña intervención quirúrgica que suele requerir solamente anestesia local, mientras el paciente permanece despierto. Dicha intervención puede durar entre una y dos horas, aunque el tiempo es variable. Las complicaciones de la cirugía son poco frecuentes.

Respecto al lugar de colocación, el generador se implanta debajo de la piel del pecho, concretamente debajo de la clavícula, aunque hay veces que se coloca en el abdomen. Asimismo, los cables se colocan a través de una vena hasta llegar a la posición deseada en el corazón.

¿Quién puede necesitarlo?

El marcapasos se utiliza como tratamiento para las personas que tienen problemas cardíacos en los que el corazón palpita muy lentamente (bradiarritmias o bradicardias). Un ejemplo de ello es la enfermedad del nódulo sinusal y el bloqueo cardíaco, ya que son dos tipos de arritmias que producen un ritmo lento (bradicardia).

Algunos marcapasos tienen la función de frenar una frecuencia cardíaca irregular o demasiado rápida (taquicardia).

Existen otros tipos de marcapasos indicados para la insuficiencia cardíaca grave, llamados marcapasos biventriculares, los cuales ayudan a coordinar el latido de los ventrículos del corazón.

¿Qué cuidados necesita un marcapasos?

Tras la implantación del marcapasos y los primeros días de recuperación, se pueden realizar las actividades cotidianas con la mayor normalidad posible. También se recomienda evitar golpes, movimientos bruscos, rozaduras o cualquier actividad física o laboral que pueda dañar el dispositivo.

Por otro lado, en las visitas de control por cardiología, el marcapasos se puede ajustar, revisar y programar desde el exterior mediante un ordenador.

¿Cuándo se debe hacer un recambio de marcapasos?

El recambio de un marcapasos se debe realizar cuando la pila del generador se agote. Esto se puede reconocer en las revisiones periódicas, ya que se agota de forma gradual y progresiva y así da tiempo a preparar el recambio sin que el marcapasos finalice su actividad.

La batería de los marcapasos puede durar entre cinco y diez años, dependiendo del modelo y tipo de uso que precise el paciente.

Para hacer esta sustitución es necesario operar de nuevo, cambiando solamente el generador. Por su parte, los cables se mantienen excepto si han sufrido algún fallo o anomalía. También se trata de una cirugía sencilla y breve.

Recomendaciones para las personas portadoras de un marcapasos

  • Advertir siempre que se lleva un marcapasos en las visitas médicas o cuando se realicen procedimientos diagnósticos o terapéuticos. Por ejemplo: una resonancia magnética.
  • Recordar que los marcapasos se pueden ver afectados por campos electromagnéticos fuertes que se utilizan en algunos trabajos especiales.
  • Acudir al médico cuando el pulso se vuelve lento o si vuelven a aparecen los síntomas anteriores que condujeron a implantar el marcapasos.
  • Consultar con el médico si aparece fiebre sin causa aparente o alteraciones de la piel en la zona donde está implantado el marcapasos.
  • Seguir tomando la medicación para otras enfermedades del corazón o enfermedades crónicas que requieran tratamiento continuo según indicación médica.
  • Acudir siempre a las revisiones habituales con el servicio de cardiología.
  • Llevar una tarjeta de identificación del marcapasos.

Redacción: Doctora Sarai de la Fuente Gelabert – MedicinaTV

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR