Sólo uno de cada diez afectados por apnea recibe tratamiento

El Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) afecta a un millón de personas en España, pero sólo una de cada diez recibe tratamiento. Ser varón de entre 30 y 70 años, con sobrepeso, cuello ancho, roncador y con somnolencia diurna (debido a la mala calidad delsueño), es el perfil habitual del paciente con apnea.

Enfermedades y patologías relacionadas: Apnea del sueño

El 4 por ciento de la población adulta en España padece apnea obstructiva del sueño, según los datos presentados por los expertos en el XI Curso Internacional de Menarini para otorrinolaringólogos (ORL) celebrado recientemente en Barcelona. Este síndrome consiste en la aparición de pausas en la respiración que se repiten a lo largo del sueño, esto origina diversas alteraciones médicas.

“A veces estas pausas duran tanto tiempo que hacen que haya problemas de tipo fisiológico muy importantes porque estás mucho tiempo sin respirar. Por un lado afecta a la propia función del sueño ya que no se llega a tener un sueño profundo en ningún momento y por tanto no descansas (sensación de sueño diurna) y también hay una incapacidad para trabajar, especialmente en determinados trabajos que requieren mucha concentración. Otra repercusión fisiológica que la apnea tiene es que produce una enfermedad pulmonar crónica, cardiopatías y puede ser causa, en casos muy extremos, de una muerte súbita durante el sueño”, explica el doctor Primitivo Ortega, Jefe del Servicio de ORL del Hospital de Móstoles (Madrid) y director del curso.

Los principales síntomas de la apnea incluyen roncar de forma ruidosa, intranquilidad, movimientos durante el sueño, asfixia y jadeos durante la vigilia, ardor estomacal, sudoración, dolores de cabeza matutinos, dificultad para concentrarse en el entorno laboral, falta de memoria, irritabilidad y depresión. Los expertos estiman que sólo uno de cada diez casos ha sido diagnosticado correctamente. “Hay muchas apneas del sueño que no se diagnostican porque los pacientes acaban por acostumbrarse a esa mala calidad de vida, a esos problemas y no sospechan que eso tenga ninguna solución, especialmente los obesos y los que tienen hábitos alcohólicos”, apunta el doctor Ortega.

Existen muchos factores tanto anatómicos como fisiológicos que influyen en la aparición de la apnea, aunque el doctor Primitivo Ortega destaca sobretodo los anatómicos, como pueden ser la constitución de la cabeza y el cuello (cuello ancho), la faringe, la base de la lengua, el paladar o la mandíbula, que dependiendo de su estructura van a propiciar que una persona tenga apnea y obstrucción respiratoria. Este trastorno respiratorio es más frecuente cuando coexisten otros problemas como la hipertensión arterial, ya que los expertos afirman que aproximadamente el 25 por ciento de los pacientes con hipertensión arterial padece apnea y más del 50 por ciento ronca.

La importancia del tratamiento

Los especialistas presentes en el curso destacan la importancia de la prevención y el estudio individualizado de los pacientes para poder elegir el tratamiento óptimo, ya que con un estudio y tratamiento adecuados se puede solucionar la apnea en el 85 por ciento de los casos.

“Lo primero hay que diagnosticarla, se diagnostica estudiando el sueño del paciente con una exploración llamada polisomnografía que es la que determina cuantas pausas respiratorias tiene ese paciente en un espacio determinado de tiempo y cuanto duran esas pausas. Una vez que lo sabes, el tratamiento es doble, cuando hay una deformidad clara que tratar, con un tratamiento quirúrgico y cuando eso no existe, hay una máquina que hace que nos entre el oxígeno a presión que necesitamos por la noche (CPAP)”, comenta el doctor Ortega.

El tratamiento más indicado para los pacientes con SAOS grave sería, en primer lugar, la terapia con aparatos orales (CPAP) y posteriormente, si esto no funciona, la cirugía de un paso. La cirugía del septum nasal, paladar, amígdalas y base de la lengua, combinada con la endoscopia de contacto en las vías altas respiratorias, se confirma como uno de los métodos más avanzados en el tratamiento del ronquido y la apnea del sueño. “Tiene muchas ventajas en comparación con métodos anteriores dado que la duración de la operación es menor, disminuye el dolor, la cicatrización es más suave, es más segura y económica y tiene una menor morbilidad”, afirma el profesor Mario Andrea, del Hospital Santa María de Lisboa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.