Síndrome de Fatiga crónica (I)

El Síndrome de Fatiga Crónica se caracteriza por una sensación de fatiga incapacitante padecida durante al menos seis meses, acompañada de otros síntomas como fiebre, dolor muscular y dolor en articulaciones. En España no existen datos sobre a cuánta gente afecta, aunque diversos estudios en el mundo estiman que la padecen entre 75 y 267 personas por cada cien mil habitantes. El perfil del enfermo suele ser una mujer de 20 a 50 años, de nivel socioeconómico medio-alto y sometida a constantes situaciones de estrés.

Enfermedades y patologías relacionadas: Síndrome de fatiga crónica

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad caracterizada por una fatiga incapacitante de por lo menos seis meses de duración. Este plazo es importante, ya que entre un cinco y un 20 por ciento de la población general puede presentar fatiga durante más de un mes en algún momento de su vida, debido a otras causas. Como fatiga se entiende una sensación persistente de agotamiento que dificulta el realizar una actividad física o intelectual de forma continuada. Otros síntomas que pueden acompañarla son fiebre, dolor muscular, dolor en las articulaciones e inflamación de ganglios.

La Fatiga Crónica (no síndrome) se puede presentar de forma continuada o intermitente durante más de seis meses, lo que ocurre a entre un uno y un diez por ciento de la población general. Si esta situación tiene una causa conocida, se denomina Fatiga Crónica Secundaria. Sin embargo, el Síndrome de Fatiga Crónica es diferente a estas dos anteriores situaciones.

Los criterios que determinan que existe un SFC, según el Grupo de Trabajo del SFC en Cataluña, son fatiga persistente o intermitente, inexplicada e invalidante que no es producto de un esfuerzo excesivo y que no mejora con el descanso. Además, según este grupo de especialistas catalanes, para ser diagnosticados los pacientes deben presentar cuatro o más síntomas asociados de la siguiente lista: trastornos de la concentración o de la memoria reciente, dolor de garganta, adenopatías cervicales o axilares dolorosas, dolor muscular, dolor en las articulaciones sin signos inflamatorios, dolor de cabeza desde hace poco tiempo o de características diferentes al habitual, sueño no reparador y malestar después de un esfuerzo de duración que persiste incluso después de 24 horas de haberlo realizado.

Los miembros del Grupo de Trabajo del SFC en Catalunya, formado entre otros por los doctores Jaume Alijotas y José Alegre del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Vall d´Hebron en Barcelona, aclaran que quienes padecen fatiga crónica no explicada pero no reúnen estos criterios, entrarían en la categoría de fatiga crónica idiopática.

Otros síntomas

Según otra investigación, el informe sobre el SFC de los doctores Atorrasagasti Urrestarazu y Sánchez Haya, publicado en la revista especializada FMC en 1998, el SFC viene acompañado de gran variedad de síntomas inespecíficos que comienzan de forma brusca, de manera similar a la gripe: “la mayoría refieren una patología seudogripal caracterizada por fiebre, dolor de garganta, tos, dolor muscular y fatiga”; y añaden que con menos frecuencia, el cuadro inicial es gastrointestinal, con fiebre, diarrea, náuseas, dolor muscular y fatiga.

Pero aunque estos síntomas pueden parecer de fácil curación, la enfermedad persiste y se cronifica. Los síntomas aparecen y desaparecen, con mayor o menor intensidad, empeorando en situaciones de estrés físico y psíquico, presentando algunos pacientes períodos de semanas o meses en los que se sienten de nuevo sanos. Pero luego, la fatiga y los síntomas vuelven a repetirse.

Entre los síntomas de la segunda fase de cronificación de la enfermedad, recopilados por el doctor Atorrasagasti Urrestarazu y el resto del grupo de especialistas de la ciudad de Logroño, se añaden: deterioro intelectual, depresión, dolor de cabeza, faringitis, ansiedad, malestar después de realizar un ejercicio físico, empeoramiento de los síntomas premenstruales, rigidez, visión borrosa, nicturia (necesidad de levantarse por la noche a orinar), taquicardia, vértigos, náuseas, sensación de hormigueo, ardor o adormecimiento bajo la piel, sequedad ocular y de lengua, diarrea, tos, anorexia, hinchazón en los dedos y sudoración nocturna, entre otros.

“Respecto al síntoma principal del cuadro clínico, la fatiga”, añade el doctor Atorrasagasti Urrestarazu y su equipo, “habitualmente permite a los pacientes atender sus obligaciones laborales y familiares, siendo las actividades de tiempo libre las que suelen abandonar”. Así pues, sólo una pequeña proporción de los afectados precisa ayuda para realizar sus actividades diarias. Sin embargo, añaden, “esta fatiga presenta como características principales ser de aparición definida, en un momento puntual, no ser secundaria a una actividad diaria excesiva, no mejorar con el reposo y exacerbase en situaciones de estrés”.

Los distintos autores consultados por este equipo, señalan que algunos síntomas como la depresión o la ansiedad aparecen en los pacientes tras la instauración del cuadro crónico.

¿A quién afecta?

El perfil del paciente es principalmente el de una mujer de entre 20 y 50 años, con un nivel socioeconómico medio-alto. Su incidencia entre personas en altos cargos y con trabajos de gran responsabilidad o estresantes, hizo que al principio también se le conociera de forma coloquial como “la gripe del ejecutivo”.

Se desconoce la prevalencia del SFC en España, aunque en un estudio norteamericano de 1995 publicado en Annals of Internal Medicine se cifraba entre 75 y 267 casos por 100.000 habitantes.

Según el Grupo de Trabajo del SFC en Catalunya “en los últimos años hemos asistido a un notable incremento de consultas de pacientes con fatiga, algunos de ellos con fatiga prolongada o SFC”, lo que evidencia la urgencia de mejorar el conocimiento sobre la incidencia de esta enfermedad en nuestro país y, sobre todo, sobre su origen y tratamiento.

ENLACES DE INTERÉS

Las siguientes partes de nuestro especial:

Síndrome de Fatiga Crónica (II)

Síndrome de Fatiga Crónica (III)

En castellano:

Informe sobre SFC en revista FMC, 1998 (****)

Documento consenso fatiga cronica en catalunya, 2002 (Revista Medicina Clínica, Volumen 118 Número 2) (****)

Asociación Catalana de Afectados por SFC y EM (**)

En inglés:

Chronic fatigue and immune dysfunction syndrome Association of America (****)

Chronic Fatigue Syndrome News (**)

Center for Disease Control and Prevention – Chronic Fatigue Syndrome(**)

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.