Sin miedo a comer

La aparición de estos trastornos de la alimentación tiene su mayor incidencia entre los 16 y los 18 años, pero "lamentablemente, la edad de inicio está retrocediendo cada vez más", comenta la doctora Mabel Bello, consultora médica de la Fundación GABA (Grupo Autoayuda Bulimia y Anorexia) de Barcelona. Esta experta considera que hablar con los jóvenes sobre estas enfermedades es fundamental para evitar su aparición.

Enfermedades y patologías relacionadas: Anorexia, Bulimia

MedTV:¿A qué edad pueden aparecer los trastornos de la alimentación?

Dra. Bello: Lamentablemente la edad de inicio está retrocediendo cada vez más. Ya atendemos pacientes que son niños, a veces con edades tan jóvenes como de tres o cuatro años, que se niegan a comer (rechazan todo alimento) o vomitan voluntariamente porque tienen miedo a engordar. El niño se siente distinto a los demás y tiene miedo a crecer. Tiene miedo porque no sabe qué es lo que le amenaza y entonces de pronto toma conductas con la comida y manifiesta su temor de esa forma, dejando de comer.

MedTV: ¿Cómo explica que un niño con tres o cuatro años pueda desarrollar una conducta enferma respecto a la alimentación?

Dra. Bello: Bueno, yo pienso que hay muchas mujeres jóvenes en muchos puestos, desde la pediatría, hasta las maestras de guardería, hasta las mismas madres, que pueden estar sufriendo patología alimentaria y, a la vez, están en contacto con niños, pueden trasmitir una cultura del cuerpo o una cultura del temor a crecer o a engordar. Los niños son sumamente sensibles al temor, ellos leen en su madre, no lo que dice, sino la actitud de ésta frente a la comida, y si la ven comer con temor ellos asocian el miedo con la comida y tampoco quieren comer. Pero cuando él rechaza comer, generalmente también rechaza vínculos sociales. Y esto va a ser siempre así en la patología alimentaria: aquél al que le cuesta comer también le cuesta contactar socialmente. Y de hecho es la base de la enfermedad. Si una chica tiene miedo de que los demás piensen que está gorda, exagera el poder de lo que piensan los demás en detrimento de su propia sensación o de su propia seguridad. Entonces son chicos que no tienen seguridad en sí mismos y que se sienten mal frente a los demás.

MedTV: El entorno social es un factor determinante en la aparición o no de los trastornos de la alimentación ¿Se puede hablar también de un perfil psicológico que favorezca la aparición de estas enfermedades?

Dra. Bello: Es una persona frágil en sus emociones, con mucha tendencia a la perfección, que nunca está satisfecha consigo misma. Si se dispara hacia la anorexia restrictiva, va a tender al perfeccionismo y buscará siempre la perfección en sus obras a costa del sacrificio de su vida. Si tiende hacia la bulimia, va a aumentar sus impulsos destructivos y va a soñar siempre con un mañana que niega, con un presente de autodestrucción. Son personalidades en desequilibrio que coexisten con una buena inteligencia, una buena afectividad, una buena capacidad de racionamiento,… Por lo tanto, es un trabajo artesanal ponerlas en punto o en equilibrio.

MedTV: ¿Nos podría explicar en qué consiste ese “trabajo artesanal” del que nos habla?

Dra. Bello: Estos pacientes tienen una tendencia, que es congénita, a huir en momentos de estrés, en lugar de enfrentarse a los problemas. El tratamiento se basa en la comunicación y en el enfrentamiento gradual de los problemas. Es un entrenamiento para que ellos, de perdedores natos que son desde un principio, se vuelvan luchadores por la vida. Entonces, se les enseña en grupo a interactuar, a comunicarse, a estar seguros de sí mismos, a formar sus propios proyectos de vida y a llevarlos a cabo. Esto requiere etapas sucesivas y es todo un aprendizaje en el arte de vivir.

MedTV: ¿Existen enfermedades psiquiátricas que puedan aparecer asociadas a los trastonos de la alimentación?

Dra. Bello: La patología alimentaria rara vez se presenta sola porque, además de uno tener una predisposición para enfermar de patología alimentaria, muchas patologías predisponen a la patología alimentaria. Y entonces aparece aquello que llamamos co-morbilidad, o sea, aquellas patologías que favorecen el curso de la patología alimentaria como, por ejemplo, los trastornos obsesivo compulsivos (que se asocian muchas veces con la anorexia y con algunas formas de bulimia también pero, sobre todo, con la anorexia restrictiva), las depresiones, la enfermedad maníaco-depresiva, las fobias sociales, las distimias en general y, sobre todo, los trastornos de personalidad, entre ellos, la personalidad borderline. Estas son las más frecuentes y merecen un abordaje especial porque no es lo mismo tratar una anorexia que solamente tiene este cuadro de anorexia que tratar una anorexia que a la vez padece depresión y tiene una personalidad obsesiva.

MedTV: ¿Podría darnos una serie de “síntomas de alarma” ante los cuales poder sospechar que estamos ante un caso de anorexia o bulimia?

Dra. Bello: Yo creo que la tensión se concentra en el cuerpo y esa tensión se saca de los vínculos sociales. La persona se pesa, se mira, se toca,… Muchas veces no quiere comer con la familia por distintas excusas: “ya comí antes, comí en casa de la abuela, voy a comer con mi prima,…” Siempre está postergando sus compromisos porque piensa que alguna vez va a conseguir su cuerpo ideal y eso nunca llega. Además de eso, en las bulímicas, por ejemplo, falta dinero en casa (muchas veces es para comprar comida), se escapan después de comer al baño, a veces llevan la radio para que no las escuchen vomitar, etc. Y todo esto viene con una conducta irritable, con conductas evasivas, con desorden,… Las anoréxicas se vuelven muy obsesivas, muy irritables también. Muchas veces les encanta cocinar y, sobre todo, hacer engordar a los demás. Son muchas veces muy buenas cocineras pero no comen lo que ellas cocinan. Todas estas conductas pueden aparecer en la medida que también van perdiendo peso y se obsesionan cada vez más por la comida, que aunque no la coman, a veces la atesoran (por ejemplo, compran chocolates y los guardan, pero no los comen). Entonces uno sospecha que algo raro pasa porque tienen conductas extrañas y entonces ahí está la enfermedad.

MedTV: Y en el caso de estar ante uno de estos casos, ¿cómo se debe actuar?

Dra. Bello: Antes que nada consultar, porque muchas veces tratando de intervenir lo único que se consigue es que su hijo mienta más, oculte más y se ponga más fuerte con los síntomas, porque estos chicos reaccionan de una manera muy particular. Lo recomendable es asesorarse sobre la mejor manera de abordaje y para eso acudir a un centro especializado dónde le expliquen cómo poder acercase a su hijo sin que se produzcan más daños.

MedTV: ¿Existe alguna manera de prevenir la aparición de la anorexia y la bulimia?

Dra. Bello: A veces es muy difícil porque la cultura enferma mucho. Tenemos una cultura muy individualista con premisas que son mentirosas, como por el ejemplo pensar que el éxito está asociado al hecho de ser muy flaca. Los jóvenes no tienen muchos ídolos y lo que creen es lo que ven y entonces muchas veces quedan atrapados en estas situaciones. Yo creo que hay que hablar mucho con los hijos y hacerles entender el peligro de esta enfermedad y, si uno no pudo evitarlo, por lo menos consultarlo todo lo temprano que se pueda. Siempre se puede salir de esta enfermedad si uno se trata. Se puede salir, no importan los años que se estuvo enfermo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.