Siete de cada 10 españolas tiene problemas en los pies y la espalda

El 72 por ciento de las españolas reconoce sufrir problemas de pies y, al menos, el 75 por ciento afirma tener alguna dolencia de espalda, según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid, en colaboración con la empresa MBT.

Enfermedades y patologías relacionadas: Dolor, Dolor de espalda, Dolor crónico

La encuesta Patologías de pies y espalda de las mujeres españolas, sobre una muestra de 1.638 mujeres, pretende establecer la relación que ciertos hábitos, como el ejercicio, el sedentarismo o el uso de tacón, pueden tener con el padecimiento de diversas patologías localizadas en pies y espalda.

Así, se puede observar que los factores más comunes para la aparición de estos problemas son el uso cotidiano de tacones, las horas que se pasan de pie en el trabajo, los hábitos de ejercicio físico -en gran medida la falta- y la edad.

Según ha explicado el doctor José Miguel Bueno, del grupo de Actividad Física de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), “puede ser un problema transportar peso o llevar un zapato inadecuado pero el principal problema que tenemos en la sociedad occidental es el sedentarismo”.

“El no movernos, estar todo el día sentado, ya sea trabajando delante de ordenadores, de la consola o de la tele; los músculos no se mueven, y la falta de tono muscular y elasticidad es la principal causa del dolor de espalda”, añade en una entrevista a Europa Press.

Respecto a los pies, un 28 por ciento de las mujeres españolas no presenta ningún problema, el 44 por ciento asumen una única patología y el 20 por dos. Los problemas más frecuente son las durezas (59 por ciento) seguida por los juanetes (20 por ciento).

Mientras que en lo que se refiere a la espalda destacan entre los resultados el dolor cervical (63 por ciento) y la lumbalgia (59 por ciento). En este caso, hasta 15 por ciento de las encuestadas no presenta ningún problema, el 31 por ciento asumen una única patología y el 35 hasta dos.

En general, los problemas musculares que afectan a la espalda, y, en consecuencia, pueden afectar a las extremidades inferiores, han aumentando, explica el experto, aunque “se debe principalmente a que la población es más obesa”.

Tacones, un problema para la mujer

Es llamativo observar que 24 por ciento de las encuestadas no tenía necesidad de estar de pie a lo largo del día; que más de un 34 por ciento no hacía ejercicio (sólo el siete por ciento lo realiza a diario), y menos del 10 por ciento lleva siempre tacones (siete por ciento).

Concretamente, el estudio señala como uno de los principales desencadenantes de los problemas de espalda y en los pies es el uso de tacones, aunque su relación está condicionada por el tiempo al día y los años que se llevan usando, por tanto, en este caso, sobre todo se ven estos problemas en las mujeres que los llevan usando entre 10 y 15 años. Esto se hace especialmente visible en los casos de las durezas (73 por ciento), los juanetes (25 por ciento) y el dolor cervical (77 por ciento).

“En la mujer el uso de tacones hace que la espalda sufra, con tacones aumenta la lordosis y hay más presión en los discos, con lo que el dolor es mayor; sin contar que acorta el músculo de los gemelos lo que provoca una mala utilización de los músculos”, explica Bueno.

Según el estudio, en el uso de los tacones, la mitad de las encuestadas utilizan el tacón sólo en ocasiones especiales, un cuarto, aproximadamente, no hacen uso de este accesorio habitualmente y el cuarto restante lo usan la mayoría de las veces o a diario.

Además, un 39 por ciento de la muestra utiliza tacones desde hace menos de cinco años y un 34 por ciento desde hace más de 15 años. De hecho el 77 por ciento de las mujeres que llevan utilizando este accesorio entre 10 y 15 años presentan esta dolencia.

En cuanto a la práctica deportiva, el 77 por ciento de las mujeres que hacen ejercicio diariamente presentan durezas en los pies, mientras que en ningún otro caso este porcentaje supera el 62 por ciento. En cuanto al dolor cervical, el 28 por ciento de las mujeres que no hacen ejercicio habitualmente no presentan esta dolencia, mientras que en ningún otro caso este porcentaje baja del 30 por ciento.

Al respecto, el experto ha recordado que es importante encontrar el punto medio, ya que “el deporte no es bueno ni en exceso ni por defecto”. “Por ejemplo, si al correr no se lleva zapato adecuado se puede producir mal estar lumbar o en los pies”, añade.

En cualquier caso, recuerda que “las cosas hay que hacerlas con sentido común que es cuando son beneficiosas; y el deporte requiere una planificación”.

Poca inversión

El estudio, que también analiza la inversión que se realiza en este ámbito, muestra que el presupuesto mensual dedicado a paliar y tratar este tipo de molestias raramente supera los 100 euros al mes y cuando lo hace habitualmente es por la implicación de más de dos profesionales en el tratamiento.

Así, prácticamente el 80 por ciento de los encuestados invierten mensualmente menos de 100 euros en tratar su dolencias de espalda incrementándose este porcentaje hasta el 97 por ciento si se trata de los píes.

Por tanto, el estudio saca en conclusión que “la relación entre los gastos en tratar patologías de pies y de espalda es directa, a mayor inversión en uno de los conceptos mayor inversión también en el otro”, lo que podría ser debido a que ambos tipos de enfermedades se solapan con frecuencia.

Al respecto, Bueno explica que la población suele acudir al especialista en el momento en el que siente dolor, el problema es que “no suelen hacer el tratamiento que se les manda”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Compartir

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.